viernes, 16 de diciembre de 2011

LA TRAYECTORIA DE ETA

Esta es la historia de cómo la banda terrorista más conocida en este país ha pasado a ser un grupo permitido en el Parlamento gracias al resultado electoral de AMAIUR.

ETA es el acrónimo de las siglas "Euskadi Ta Askatasuna"  que en castellano viene a decir "País Vasco y libertad". Empezaron sus andaduras en 1952 de la mano del PNV hasta que por varias desavenencias en 1958 se les echa del partido. Debido a su ideología e ideario político ETA por medio de la extorsión, amenaza y asesinatos pretendía lograr su fin. A pesar de que todos los miembros de la banda y simpatizantes dicen que su primer atentado fue José Pardines Arcay, un guardia civil, lo cierto es que su primera víctima mortal, aunque nunca reconocida por ellos, fue un bebé de 22 meses en 1960 cuando intentaron descarrilar un tren en Guipúzcoa. Si su primer asesinato ya dice mucho de ellos, lo que siguieron haciendo con el paso del tiempo, no tiene nombre.

Después de 1975, al acabar la dictadura (contra lo que tanto supuestamente luchaban) comenzaron una serie de crímenes y actos desmedidos, hacia civiles, guardia civiles, personas de calle y empresarios.


Esta gente, comenzaron instaurando lo que ellos llamaron el "impuesto revolucionario" que no eran más que cartas en las que obligaban a empresarios vascos a darles dinero para su organización bajo amenazas de muerte para ellos o sus familias. Siguieron con secuestros a políticos, el más conocido es el caso de Ortega Lara, que por aquel entonces era militante del Partido Popular, fue secuestrado en 1996 y encontrado en un zulo 532 días después. Una semana después de encontrar  a Ortega Lara secuestraron a Miguel Ángel Blanco Garrido, concejal del PP en Ermua, al que dos días después dejaron tirado con dos tiros en la cabeza y que poco después moriría inevitablemente.

Podríamos nombrar cientos y cientos de víctimas pero lo cierto es que a pocas de ellas salvo sus familias o personas cercanas se les recordará, ¿Y saben por qué? porque desde hace muchos años los gobiernos al mando del país no solo se han dedicado a mirar para otro lado sino que además cuando ETA se lo permitió negociaron con ellos.

No hace mucho en un programa de televisión una persona en el País Vasco dijo que no sólo los asesinados por ETA son víctimas, dijo que todas esas familias de etarras muertos o incluso las familias que se tienen que trasladar a otras comunidades para ver a los presos, lo son también. De ahí las famosas petición de la banda terrorista de que los presos vascos estén en cárceles vascas. ¡Venga ya, por favor! Cómo pueden tener la cara de decir y pedir eso, es increíble que además se les escuche o se les cabida por televisión, radio o periódicos.

Esa gente que hoy en día pide amnistía para los presos vascos (AMAIUR, sin ir más lejos) es la misma que da su apoyo a De Juana Chaos, un asesino culpable de 25 asesinatos y condenado a 3.000 años de prisión, de los que cumplió poco más de 18. Vaya risa de sistema penal que deja a gentuza así en la calle.

Hoy en día gente de la calaña de Willy Toledo, el actor de televisión, salió en defensa de Arnaldo Otegui, el que fue un reconocido militante de la organización ETA político-militar, pero que delante del juez decía no tener nada que ver con ETA a pesar de haber sido portavoz de Batasuna, Herri Batasuna y Euskal Herritarrok, todas ellas declaradas ilegales en 2.002 por estar consideradas bajo la tutela de la banda terrorista. Y encima lo más increíble de todo es que gente así pide respeto por su opinión, lo que habría que preguntarles es, ¿a caso tú estás teniendo respeto por toda esas personas víctimas de asesinatos, secuestros o extorsiones?.

Tres décadas de democracia llevamos ya, en la que principalmente los gobiernos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero no sólo negociaron abiertamente con ellos, además permitieron que el Tribunal Constitucional dictara la sentencia en la que legalizaba la formación política "Bildu", principalmente estaba compuesto por jueces afines al partido socialista. Y además de todo esto, el gobierno socialista de Zapatero anuló la ley impuesta por el ex-presidente del gobierno José María Aznar sobre que todo partido que no condene la violencia armada sería ilegalizado.

Lo más increíble de todo es que el gobierno socialista de Zapatero, que ahora ya no está al ser derrotado en las elecciones del 20N, presume de haber conseguido el fin de la banda terrorista. Un fin al que muchos tomamos a risa porque ni siquiera se han dignado pedir perdón por todo lo que han hecho. Es que al parecer vieron que el gobierno era bastante tonto, y dijeron vamos a dejar las armas para que no nos persigan y formemos un grupo político que se presente a las elecciones para además cobrar dinero del contribuyente. Y de la unión de los partidos de la izquierda abertzale, todos ellos partidarios de ETA y afines a su ideología, se formó AMAIUR.

En elecciones del 20N, en las que AMAIUR ha conseguido tener los escaños necesarios para formar un grupo parlamentario y también gracias a la ayuda de la más que posible unión con Izquierda Unida. Esto sólo es un reflejo de la ineptitud de gente como Zapatero y sus ministros en la que se ve el poco respeto que tiene a toda la gente, que este partido político con los valores que representa, hace daño.

Por eso desde aquí no solo pido la ilegalización de partidos políticos como AMAIUR, Bildu etc.. Si no que pido que se les obligue a todos ellos a que si quieres participar en la Democracia condenen pública y abiertamente la violencia armada y están a favor del endurecimiento de las penas a condenados por actos terroristas. Y además a todos los políticos que formen parte del gobierno vigente, que aparte de endurecer las penas a estos presos, no se les dé ni una concesión ya sea de traslados de cárcel ni que se deje a la gente manifestarse a favor de ellos, porque no es más que una falta de respeto a todas esas víctimas.
Mi más sincero apoyo a todas las personas que han sufrido con todo lo que rodea ETA y que se voz sea escuchada algún día no muy lejano y que sus víctimas descansen en paz.