martes, 27 de marzo de 2012

Clientelismo Andaluz


Quien no conozca ni un ápice de Andalucía, y no sólo sus fiestas, tradiciones o esos famosillos de tres al cuarto que hacen de aquella tierra un circo, no tendrán mucha idea de que razones les llevan a votar una y otra vez a la izquierda y no castigar a los dirigentes que durante 30 años les han acaudillado y hoy les han puesto en más de un 30% de paro.
30 Años de Socialismo en Andalucía
Andalucía sufre lo que se llama el clientelismo, o lo que antes muchos denunciaban como caciquismo. De otra forma muy diferente, los caciques siguen siendo los dueños absolutos de aquella región, utilizando un dinero que no es suyo y que mediante subvenciones tienen a su clientela leal a la hora de llevar su voto a la urna.

Con más de un 30 % de paro, más los sistemas de subvenciones llamados PER (que no son más que una forma de tener votos fijos) y un porcentaje de funcionarios más los empleados en empresas públicas, hacen que cerca del 60% de los andaluces dependen del gobierno para subsistir. De esta forma, es ciertamente complicado que una región pueda estar a la vanguardia. 

Recuerda Andalucía aquellas regiones sometidas al Soviet Supremo, donde los habitantes tenían que dar las gracias cada día al partido Comunista de su vivienda y su alimentación, es decir, unas personas cautivas que sabían que su subsistencia dependía del buen humor de cuatro dictadorzuelos  y de una pleitesía propia de los regímenes absolutistas del medievo.

Clientelismo Andaluz
Y esto es lo que pasa en una Andalucía clavada en la historia y que no quiere salir adelante porque se vive muy bien del erario público. No nos andemos con paños calientes y digamos las cosas tal y como son. Una tierra tan bella y fructífera como la andaluza, vive baja la “dictadura” socialista que ha sabido ejercer un poder absoluto en aquella región española donde  la cultura del esfuerzo y el sacrificio deja mucho que desear porque los han convertido en personas que solo saben vivir de las subvenciones. Por suerte, esto no es una tendencia general, pero si la suficiente para que a pesar de los escándalos y los robos manifiestos que el partido socialista ha hecho en Andalucía, les sigan votando elección tras elección y les llamen a Arrebato cada vez que suena la palabra Derecha. Porque juegan con el miedo de la gente, y una cierta incultura en los lugares mucho más profundos de esa Andalucía que vive agónica y gracias a la solidaridad del resto de España.
La tierra andaluza no se merece que les hagan esto año tras año, pero viven totalmente dentro de una rueda en la que no pueden salir. La mentalidad que allí impera es la del subsidio y la falta de empeño personal por conseguir las cosas. Una pena enorme que el PP no haya sabido llegar a todos los territorios porque una vez más Andalucía va a quedar reducida a la mínima expresión y va a ser muy difícil defenderla ante los ataques de quienes se cansan de sostenerla económicamente.