viernes, 13 de abril de 2012

El golpe de Estado de 1.931

En España, los pronunciamientos y las guerras civiles están a la orden del día. Raro es el periodo de tiempo donde no ocurre algo similar, incluso en nuestros días, tenemos asaltos al poder poco claros, como los acontecidos tras los atentados del 11M. Pero hay uno en concreto, que la historia no le da ese nombre y que ha quedado enmascarado por una versión NO-REAL de lo acontecido en aquellos días, pero que mirándolo de forma ecuánime, nos hace llegar a la conclusión que los acontecimientos del 14 de abril de 1931, fueron un Golpe de Estado a las claras.

14 de Abril de 1.931
Mucho se habla de que aquellas elecciones son el resultado de la voluntad popular de instaurar una república en España, pero se oculta de forma flagrante quien realmente ganó las elecciones celebradas los días 5 y 12 de abril, quien estaba detrás de todos aquellos acontecimientos que se dieron, quienes fueron los traidores al régimen constitucional y los personajes y partidos políticos que llevaban años intentando asaltos al poder y que aun después de imponer la república, siguieron con su objetivo de traer la dictadura comunista y el estado soviético a nuestras fronteras.


Ni las elecciones eran un plebiscito, ni tan siquiera a Cortes, por lo que el cambio de régimen que hubo en España se debió a un Golpe de Estado que ni tan siquiera los golpistas esperaban que se diera ese día, pero que aprovecharon las traiciones y los miedos que la izquierda siembra allá por donde va.  Cabe resaltar el dato de los resultados obtenidos en la primera y segunda vuelta de las elecciones municipales para destacar quienes fueron realmente los vencedores de las elecciones.

5 de abril de 1931, primera fase de las elecciones municipales:
 14.018 concejales monárquicos
 1.832 concejales republicanos

Los números cantan y por ello, desde la izquierda nadie hizo reseñar que fuera un plebiscito popular ya que las candidaturas republicanas habían sido aplastadas de forma contundente en las urnas, pasando a control de estos únicamente un pueblo de Granada y otro de Valencia. Las candidaturas monárquicas fueron 7 veces más votadas que las republicanas.

12 de Abril de 1931, segunda fase de las elecciones municipales:
22.150 concejales monárquicos
 5.775 concejales republicanos

Los resultados vuelven a ser desfavorables a las candidaturas republicanas. Desde cualquier punto de vista democrático, los republicanos deberían hacer reconocido su derrota, pero ¿Qué pasó entonces?

Imaagen Republicana
Hubo una sensación de derrota en las filas monárquicas a pesar de haber arrasado en las elecciones, debido a que muchos de los concejales nacidos de las urnas fueron a parar a las urbes, aun cuando en Madrid, el concejal de PSOE, Saborit hizo votar por su partido a millares de difuntos, lo que sumado al estallido y presión en las calles (algo que hoy mismo podemos ver que la izquierda sigue haciendo tras perder elecciones) hizo que esa sensación aumentara. Igualmente, la Traidora postura del General Sanjurjo, a la sazón, Director General de la Guardia Civil, que no hizo absolutamente nada para mantener el orden constitucional, y que manifestó por telégrafo que no contendría un levantamiento contra la monarquía, sumado a la depresión que por aquel entonces recaía sobre Alfonso XIII por la muerte de su Madre y los terribles miedos de acabar como la Familia Imperial Rusa, hicieron que el Conde de Romanones, en una decisión cobarde y altamente reprobable, pactara con el comité revolucionario la salida de la Familia Real.

Derrotados en las urnas, los republicanos eran sabedores que se enfrentaban a unas instituciones que parecían se negaban a defenderse de los ataques revolucionarios. Tras la visita del Conde de Romanones y Gabriel Maura, los golpistas se dieron cuenta del miedo que habían provocado y del camino que se les abría, ya que eran conscientes que jamás llegarían al poder en una votación democrática.  Para caldear el ambiente,  los republicanos montaron manifestaciones que presentaron como espontáneas, cuyo objetivo era atemorizar a la población y a cualquiera que quisiera hacerles frente. Parece que 80 años después, siguen utilizando las mismas técnicas dentro del PSOE para intentar conseguir en la calle lo que las urnas les han negado.

Incompresible fue la actitud de Alfonso XIII que se negó a resistirse ante lo que era un ataque al orden constitucional y a la democracia por aquellos que ya antes habían demostrado su total predisposición al ataque contra toda libertad.

Bandera Republicana
No debemos olvidar que en 1917 el partido socialista intenta dar un golpe de estado aprovechando una Huelga General, que el Golpe de Estado de 1923 del General Primo de Rivera es apoyado por el PSOE formando parte de él durante un periodo de tiempo, que en el año 1930 lleva a cabo otra intentona aprovechando los acontecimientos de Jaca, que en el año 1933 se niega a reconocer la victoria de la derecha, que en el año 1934 vuelve a intentar un golpe de Estado en Asturias que puede considerarse como el principio de la Guerra Civil, el asesinato por parte de la escolta personal de Prieto del Jefe de la Oposición Calvo Sotelo y que el estallido de la misma en el año 1936 se debe a las provocaciones que desde la izquierda se hace contra el Estado de Derecho, la sistemática aniquilación de los miembros de la derecha, el asesinato y terror provocado en la sociedad española con la quema y masacre de religiosos y todo aquel que tuviera la valentía de querer reivindicar la libertad.

Todo esto dio lugar al Golpe de Estado de 1931 por el que se imponía la II republica en España y que daba a sus promotores la legitimación para posteriormente saltarse cualquier resultado electoral, tal y como hicieron, y sobre todo, buscar lo que era su objetivo primordial, que no era más que la dictadura comunista a imagen y semejanza de la soviética, la implantación del pensamiento único, la eliminación de las libertades la justicia y la democracia.

A la vista de todos estos datos, la república nacía de forma antidemocrática,  era enarbolada por verdaderos hacedores de regímenes dictatoriales y utilizada como pretexto para instaurar un régimen totalitario. No se nos debe olvidar, que en el contexto de la guerra civil, gran parte de los Nacionales eran republicanos demócratas, y que en el propio alzamiento el General Mola, al finalizar su proclama daba un “Viva España, Viva la República”, que fue suprimido por el General Franco que dejo únicamente “Viva España”.

La izquierda española jamás ha sido demócrata, nunca ha jugado limpio ni lo sigue haciendo en la actualidad y ha utilizado cualquier método de presión incluso lanzando a la calle a jóvenes, para conseguir lo que las urnas democráticas le niegan en infinidad de ocasiones. La izquierda se siente legitimada para gobernar pues se aúpan en la idea que fueron derrotados por unos dictadores derechistas y que ellos eran el paradigma de la libertad, cuando es incierto y claramente demostrable que el PSOE jamás ha sido un partido honrado y demócrata, sino todo lo contrario, ha buscado en enfrentamiento social para conseguir sus oscuros objetivos, ha machacado de manera flagrante todo aquello que supusiera libertad y pensamiento libre del individuo y utilizado cualquier arma arrojadiza para enfrentar a los españoles en busca de sus espurios y maniqueos objetivos.

No bajemos la cabeza, no nos escondamos y digamos las cosas altas y claras, tal y como la única representante de la derecha española ha dicho y hecho en España, pues es la única representante de los conservadores que ha tenido la valentía de levantarse ante las acusaciones de la izquierda y dejarles las cosas claras. 




El 14 de abril de 1931 se dio un golpe de estado en España que supuso la eliminación de las libertades, la imposición de una republica cuyo objetivo era dar paso a una dictadura y que provoco la Guerra Civil Española.