lunes, 23 de abril de 2012

Violencia Callejera de la Izquierda


Por fin, parece que un gobierno español toma las riendas de lo que se ha convertido en la herramienta política de la izquierda, que no es otra cosa que incendiar las calles cuando las urnas les dan la espalda de forma abrumadora. Es algo en lo que se ha sostenido la Izquierda de nuestro país a lo largo de toda su historia. Amedrentar, asaltar las calles, meter miedo a la gente y usar la violencia para conseguir su objetivo, que es hacerse con el poder, manipular, apoderarse de lo que no es suyo y crear el pensamiento único donde las disensiones están penadas con el ostracismo, sino con otras más punibles.


Bomberos apagando coche incendiado por antisistema.
Ya antes de obtener la mayor derrota electoral en toda su historia, el Partido Socialista a la cabeza, fue sacando a sus masas fieles y aborregadas a las calles, como si fuera un comportamiento espontaneo, cuando todos sabemos que no fue de esa forma como surgieron los 15M y las posteriores manifestaciones violentas que se han ido sucediendo, y como ejemplo más cercano, los actos vandálicos en Valencia.




La Izquierda, siempre se ha creído dueña absoluta de las calles, de una libertad que solo ellos pueden dar y quitar, de una justicia social a su medida y de un pensamiento que exilia todo aquello que se salga de sus parámetros, y por ello, cuando las cosas no les pintan bien, utilizan esta técnica de terror que ahora el gobierno del Partido Popular se dispone a cercenar de una vez por todas.


Antisistema destrozando un establecimiento
La manifestación, el pataleo y la reivindicación esta dentro de todo derecho civil en cualquier sociedad democrática, pero cuando esto se convierte en violencia gratuita, cuando una concentración ilegal deriva en cortes de tráfico, algaradas, destrozo de mobiliario urbano y amedrentamiento de la sociedad, es cuando esta se transforma en un acto dictatorial que debe ser penado por la ley.

Nadie esta hablando de tapar la boca a la sociedad, nadie va a legislar en contra de las manifestaciones o libres opiniones de la gente, ni tan siquiera ante las concentraciones ilegales de personas. Lo que la nueva legislación pretende, es acabar con el secuestro de las calles, con la violencia de aquellos que se creen con el derecho de privar a los demás de la libre circulación, con las manifestaciones que tienen como objetivo llevar a cabo un plan estructurado para convertir a España en un polvorín y agitar a las masas en busca de una revolución.

Destrozos causados el 29M
Lo que a mucha gente preocupa, es que estos comportamientos de la izquierda, que en España es radical, clasista, xenófoba, homofóbica, machista y sectaria, es que son clavados a los producidos hace más de 100 años. El Partido Socialista, que esta a la cabeza de la violencia callejera y de sus consecuencias, utiliza los mismos instrumentos que ya les dieron resultado en los albores del siglo XX y que provocaron el peor y más sanguinario régimen político que ha vivido España, con la imposición de la II republica, y que nos llevaron a la Guerra Civil que tanto deseaba el Partido Socialista.  El Partido Socialista y la izquierda española, jamás han sido democráticos, ya que no les gusta escuchar la voz del pueblo, sino hacerse los portavoces de ella, secuestrándola para sus propios intereses.

La derecha debe responder con la fuerza de la Ley, la Democracia, la Libertad y la Justicia que nos ampara a todos aquellos que queremos vivir en una sociedad donde el pensamiento de unos no incite al odio contra todos aquellos que tienen una idea diferente. 

@el_espanoleto