miércoles, 5 de septiembre de 2012

Carta abierta a Juan Manuel Sánchez - Gordillo

Estimado sr:

Ahora que me he aficionado a esto de las cartas abiertas, me dirijo a usted, eso sí, con toda la repugnancia que me suscita su sola imagen.

Pensé, por un momento, que las gilipolleces de Lucía Etxebarría no podían ser superadas.

Pero me equivoqué.

Veo, con sumo asombro, que el populismo de populacho que usted predica, cala entre algunos imbéciles que le rodean.

Al mas puro estilo de las SA de los años 20 y 30, se permite usted tomarse la "justicia social" por su mano y entrar, con premeditación, alevosía y violencia, en un supermercado en el que se ganan la vida los trabajadores que usted dice defender, para agredirles y comprometer sus puestos de trabajo.


Eso sí, previa llamada a los medios de comunicación para que dejaran constancia de su "acto solidario".



Atraca usted, como jefe de un comando ignominioso (espero que le procesen por pertenencia a banda criminal organizada), un establecimiento y lo justifica bajo el supuesto amparo de la "socialización de los alimentos de primera necesidad" (eso sí, para entregárselos a sus amigos okupas de la Corrala de San Lázaro), mientras amenaza con volver a perpetrar los hechos mientras llena sus bolsillos de manera abundante con los impuestos de todos los españoles.

Sánchez - Gordillo, en un acto de apoyo a los presos de ETA.
Pues bien, sr. Sánchez - Gordillo.

Siento informarle de que no es usted mas que un vulgar chorizo de barrio al que, espero, le caiga todo el peso de la ley.

Y no me sorprende en absoluto, de un tipo de su baja calaña intelectual y moral.

Sólo un filoterrorista que engañó durante meses al Estado cobrando dos sueldos en 1996 (eso sí, porque "no se dio cuenta", ¡ejem!) como usted es capaz de perpetrar estos hechos.

¿Qué pasaría si, ahora, a todos los andaluces en el paro a los que usted alude entrasen en las sedes de IU a "expropiar" todo lo "expropiable"?

¿Que le parecería si una jauría de perros sarnosos, como los que usted comanda, entrase en su casa y acojonase a su familia para "expropiarle" el contenido de su mas que segura, plena nevera, dejando a Misrain y Libertad con un ataque de ansiedad?

¿Por qué no le "expropia" a su amigo Méndez los Rolex y los dona a obras sociales?

¿Sería usted tan sumamente cínico como para justificarlo como "una manifestación simbólica del malestar popular"?

No podría esperar menos de un ser ruin e incoherente como usted que, a pesar de que se le llena la boca con el discursito facilón y demagógico de su "indisciplina de voto", mantiene en el poder a aquellos que han provocado la ruina en la que usted escuda sus actos delictivos.

Lo coherente, estimado señor, sería dimitir en el mismos momento en el que su agrupación parlamentaria decidió apoyar, "muy a su pesar", la investidura del sr. Griñán y ahorrarse la bufonada de su promesa en su toma de posesión.


Pero claro, tan en desacuerdo no estará con su partido, cuando el sr. LLamazares y el sr. Lara, le apoyan en esta "iniciativa", ¿verdad?

Pues no. Es mejor seguir cobrando del erario público, aun no estando de acuerdo con el "Estado represivo capitalista". La cosa es seguir llenando esa oronda panza que le adorna a costa de todos nosotros. Incluso, de aquellos que se levantan a trabajar en Mercadona, y a los que usted y sus huestes sedientas de sangre agredieron, sr. Sánchez - Gordillo.


Hay otras maneras de hacer las cosas. Véase Cáritas o Cruz Roja, que no se dedican a ir al asalto por los establecimientos y hacen una labor social que ni usted ni su partido político podrán hacer nunca porque habría menos que repartir entre ustedes en subvenciones.

Y, ahora, viene cuando usted se escuda en los demás. En el "yo no estaba dentro".

"Sólo distraía".

"Los otros roban mas".

Maldito cobarde...

Afronte las consecuencias de sus actos delictivos y déjese de gilipolleces.

Un saludo:

Germán Senra


Post realizado por @lomondrino, puedes leerlo también en · http://parasitos-sociales.blogspot.com