jueves, 20 de septiembre de 2012

MODUS OPERANDI DE CATALUNYA CAIXA PARA ESTAFAR A SUS CLIENTES


· En “El corralito de Catalunya Caixa” narré cómo esta entidad financiera engañó a mi amiga Pilar y le estafó una parte muy importante (50.000 €) de la indemnización que había recibido al ser despedida de una multinacional farmacéutica. Este latrocinio —reconocido, en privado, por los propios empleados de CATALUNYA CAIXA— ha puesto en entredicho la liquidez y la tranquilidad económicas de mi amiga Pilar, provocándole los lógicos y naturales efectos directos y colaterales (inquietud, irascibilidad, insomnio, crisis de autoestima, depresión, etc.). 

· Ahora bien, mi amiga Pilar no ha sido la única engañada y estafada por CATALUNYA CAIXA; ni CATALUNYA CAIXA ha sido la única cueva de Alí Babá, que se ha dedicado a desvalijar a sus clientes de toda la vida, esos pequeños ahorradores que, pensando en el otoño-invierno de sus vidas, se han dedicado a ser hormigas previsoras y no cigarras jaraneras y despreocupadas. Por eso, donde hablo de Pilar pueden Ustedes poner el nombre de una de ese millón de familias que han corrido su misma suerte; y donde hablo de CATALUNYA CAIXA pueden y deben Ustedes poner el nombre de cualquier otra entidad financiera: todas, en mayor o menor medida, se han dedicado a despellejar económicamente a sus clientes.

· Hoy, quiero diseccionar el modus operandi de CATALUNYA CAIXA. Con ello pretendo desenmascarar y denunciar sus torticeros modos de actuar. Éstos modos no sólo rayan la ilegalidad sino que han sido considerados —clara, nítida, explícita y reiteradamente— delictivos y punibles. Así lo atestiguan ya cada vez más tribunales de justicia; llevo contabilizadas 24 sentencias condenatorias para las entidades financieras; la veda está abierta y la caza de los estafadores sólo acaba de empezar. · Para exponer y analizar el modus operandi de CATALUNYA CAIXA, voy a utilizar las notas que tomé en una reunión, informativa y monográfica, sobre el engaño-estafa-robo perpetrado por CATALUNYA CAIXA, que ADICAE (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros) organiza semanalmente. Esta reunión tuvo lugar, el pasado 5 de julio de 2012, en la sede de Barcelona de la precitada asociación, sita en C/ Entenza, 30, Entresuelo, 1ª, 08015 – Barcelona (Teléfono: 93 342 50 44; Fax: 93 342 50 45; aicec@adicae.net y vicepresidentaicec@adicae.net).


· CATALUNYA CAIXA engañó y estafó a sus clientes de toda la vida con productos financieros agresivos y tóxicos (preferentes y deuda subordinada perpetua). En realidad, se trata del mismo producto. En ambos casos, los clientes dan un préstamo a la entidad financiera, sin ninguna garantía del capital prestado ni de los intereses a percibir. Además, uno de ellos no tiene vencimiento (las preferentes) y el otro lo tiene ad calendas graecas, es decir en un futuro que no llegará nunca (deuda subordinada). Por cierto, piensen los lectores en las condiciones draconianas impuestas y en las garantías exigidas, cuando son los ciudadanos corrientes y molientes los que piden un préstamo a las entidades financieras. Está claro que éstas utilizan dos varas de medir y esto ni es ético, ni justo, ni razonable, ni lógico,… aunque sea legal. 

· ¿Por qué CATALUNYA CAIXA puso en circulación esta basura financiera? No pensó, desde luego, en sus clientes de toda la vida. Pensó sólo en solucionar sus propios problemas de falta de liquidez, producto de la burbuja inmobiliaria y de la morosidad de sus clientes (el 18 de agosto de 2012, para el conjunto del sistema financiero, ésta llegó ya al 9,4% y supone unos 160.000 millones de euros). Por eso, CATALUNYA CAIXA comercializó las preferentes, la deuda subordinada y otros productos, para desvalijar a los pequeños ahorradores, sus clientes de toda la vida, y así poner remedio a su falta de liquidez.

· El modus operandi para esquilmar a sus clientes era muy simple. El director o un empleado de una agencia de CATALUNYA CAIXA se ponían en contacto con las víctimas propiciatorias y, abusando de la confianza que tenían en ellos, las convencía, vía telefónica, de las bondades del nuevo producto-basura. Luego, las citaban en la Agencia respectiva para firmar parte de la documentación necesaria (y digo parte, porque CATALUNYA CAIXA no ha entregado los 6 documentos preceptivos), documentación que las víctimas firmaban, sin leerla previamente: 1. porque se utiliza en ellos un lenguaje críptico e incomprensible, incluso para el ciudadano medio; 2. porque el pequeñísimo tamaño de la tipografía de los documentos, que había que firmar, los hacía ilegibles; 3. y sobre todo, porque los nuevos clientes de estos productos confiaban ciegamente en el director o el empleado de toda la vida de la agencia en cuestión. · En esta modalidad de “chiringuito piramidal” y durante algún tiempo, cuando un poseedor de estos productos agresivos y tóxicos quería desprenderse de ellos y recuperar su dinero, CATALUNYA CAIXA buscaba entre sus clientes aquellos que tuvieran un plazo fijo a punto de concluir o liquidez en sus cuentas corrientes (pequeños ahorradores) y los embaucaba siguiendo el modus operandi descrito en el párrafo anterior. Así, los productos tóxicos pasaban a otro cliente, se impedía que se rompiera la cadena y se descubriera el pastel de esta modalidad de negocio piramidal, que comercializaba productos inadecuados para los clientes embaucados (pequeños ahorradores, que son conservadores y que no están dispuestos a jugar con sus ahorros).

· Hay un dato que abunda en el hecho de que el engaño y la estafa fueron claros y flagrantes. En efecto, CATALUNYA CAIXA no entregaba, a sus víctimas propiciatorias, toda la documentación preceptiva y, en particular, dos documentos fundamentales: el folleto descriptivo del producto, donde aparecen las características del mismo (intereses, que estaban condicionados; vencimiento, sin fecha; y tipo de producto, agresivo); y el cuestionario MIFID: se trata de un pequeño cuestionario de 7 preguntas, que las entidades financieras debían hacer rellenar obligatoriamente (por imperativo de la Unión Europea) al posible comprador de estos productos, para evaluar “el conocimiento y la experiencia inversora del posible cliente”; y, en función del resultado del test, la entidad debía ofrecer o no los productos de los que hablamos. 

· Por lo tanto, CATALUNYA CAIXA ha ocultado información fundamental y sensible a sus clientes-víctimas propiciatorias. Y esta falta de transparencia, junto con el abuso de la buena fe y de la confianza de los mismos, hace que la comercialización de estos productos tóxicos y agresivos sea engañosa y fraudulenta, y, por lo tanto, que los contratos firmados sean nulos. Este modus operandi denota un desprecio total y absoluto por parte de CATALUNYA CAIXA hacia sus clientes de toda la vida, aquellos que le han dado de comer, al ser sus clientes y depositar en ella sus ahorros. Procediendo así, los empleados de esa cueva de Alí Babá que es CATALUNYA CAIXA han dilapidado la amistad, la confianza, el respeto,… de sus clientes, prostituyéndose por un plato de lentejas (i.e. por el pesebre y el cubil). Hace unas semanas, El Roto sintetizó este modus operandi con la frase lapidaria: “¡Llegar a rico (i.e. a tener liquidez) me costó lo vuestro!” Como diría J. Mª Carrascal, así pasaron las cosas y así se las he contado”. Y como aseveró Bertrand du Guesclin, el 23 de marzo de 1369, en el castillo de Montiel, “Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi Señor” (la verdad). 

· Ahora bien, los afectados por el engaño-estafa-robo perpetrado por CATALUNYA CAUIXA no deben desesperar. En efecto, como reza un proverbio chino, les digo: “No desesperes: de las nubes más negras cae agua que es limpia y fecunda”. Pero también les recuerdo aquel refrán castellano que dice: “A Dios rogando y con el mazo dando”. Y a los empleados y responsables de CATALUNYA CAIXA, les digo que no se tomen a la ligera el “affaire” de la basura financiera, que han puesto en circulación, y que no se crean más listos y fuertes que los estafados por ellos: no hay enemigo pequeño, David venció a Goliat y una simple y frágil víbora puede derribar un mastodóntico elefante. Además, les cito, como escribió Publio Siro, un aviso para navegantes: “Cuídate de que nadie te odie con razón”, porque estás perdido. 

 © Manuel I. Cabezas González
 honrad.blogspot.com 
24 de agosto de 2012