lunes, 18 de febrero de 2013

De empresas, sindicalistas y crisis

Post realizado por @georgeorwell67, puedes leerlo en georgeorwell67.blogspot.com

Hay mucha crisis. Mucha. Y tod@s sabemos que en estos tiempos mucha gente por conservar su puesto de trabajo traga con ruedas y carretas. Yo, hoy, les voy a contar un caso que conozco personalmente y que me cuenta cabizbajo, cansado y abatido un amigo que me pide que no dé demasiados detalles.

Empresa de la que obviaré el nombre dedicada al marketing telefónico. Esta empresa a su vez subcontrata con otras de las que puedo decir que algunas son tan conocidas como ONO o Mapfre. Naturalmente, hay más...

La empresa en cuestión hace tres años que no sube el IPC en las nóminas de sus trabajadores, que además contemplan estupefactos año tras año como son los los propios sindicalistas de CCOO y UGT los que les plantan el papelito para que renuncien "voluntariamente" a los aumentos que por convenio les corresponden. Me cuentan que esta labor sindical es muy común, está más arraigada de lo que creemos y que es una muestra de lo inútiles que en realidad son los que se arrogan la representatividad de los trabajadores.

Este año ha habido follón con el tema de los papelitos, aunque al final firmaron tod@s, salvo un par de "disidentes" que fueron despedidos a los pocos días de negarse a firmar el infecto papelito renunciando a sus derechos que supuestamente han "luchado" por conseguir los sindicatos. Bonito ¿eh?... Que sindicalistas más guays tenemos...

A lo que iba. Este año, tras el bochorno de los papelitos hubo un intento de "rebelión" en la empresa el mes pasado. ¿El motivo? La empresa a fecha 14 aún no había abonado la mensualidad a sus trabajadores. Cosa que con los tiempos que corren molesta y mucho, más teniendo en cuenta que a cualquier familia normal los pagos le vienen normalmente el día 5 o 6 a lo sumo... Entre ese pequeño detalle y el hecho de que hacía pocas semanas que "altruistamente" los hartos currantes habían formado el susodicho papelito hubo un intento de boicot: "hoy no se llama a nadie", que curiosamente los propios sindicalistas trataron de apaciguar.


Los hechos según me los cuentan son indignantes y se resumen fácilmente: empresa que abusando de sus trabajadores les retiene las nóminas que previamente y el día UNO ha ingresado de sus subcontratados, como ONO o Mapfre, para generar unos intereses que por lo visto le vienen muy bien. No es la única forma de obtener "beneficios"; el hecho de disuadir, con la inestimable ayuda de los sindicatos, a los currantes, para que renuncien a lo que en un convenio firmado está, es otra fuente de "beneficios". Total que aquí todos ganan. La empresa y los sindicatos, que se encargan de conservar la paz en la empresa. Pero ¿a qué precio?...

Pues al precio de que los trabajadores, los únicos honrados en esta historia cobren el día 14, 15 o 16 generando a su vez unos suculentos intereses que en este caso cobra el Banco o Caja en la que tienen domiciliados sus recibos mensuales. Todos ganan excepto los curritos... Bonito ¿eh?...

¿A que ahora se entiende mejor la crisis, el por qué estamos como estamos y el por qué algunos indeseables no quieren que nada cambie?