lunes, 29 de abril de 2013

III República como heredera de la II , o la reivindicación del desastre


Como cada 14 de abril, el pasado Domingo la izquierda radical de nuestro país salió a la calle

a la reivindicar la III República. Vista la preocupante situación que atraviese la monarquía, se podría decir que la república es una opción de gobierno legítima para España. Eso es cierto, una república como la de los Estados Unidos de América o la de la República Francesa podría ser un buen sistema para España, independiente de que quien escribe crea que la monarquía, por varios motivos que en otro artículo trataré, es una mejor forma de gobierno para España. Hasta ahí bien.

El problema nos viene en que esa masa que se manifestó el 14A no pretende para nuestra nación una república moderna acorde al siglo XXI como la que poseen nuestros socios occidentales. No, lo que ellos quieren es reivindicar el legado de la siniestra y criminal II República e instaurar en España una república de corte izquierdista, como podían ser Venezuela, Bolivia, o su admirado modelo, la dictadura cubana. Quienes fueron a esa concentración portaban la bandera tricolor, banderas comunismo y efigies de Lenin. Como vemos, símbolos manchados por la sangre de 100 millones de muertos provocados por la ideóloga más horrenda, asesina y genocida que ha visto nacer la humanidad (Aparte de un totalmente ineficaz e improductiva en lo económico, lo que llevó a millones de seres humanos a vivir en la más absoluta de las miserias). Bueno, pues este modelo de gobierno es el que nos pretenden imponer esta gente, que no pasa de ser una pequeñísima minoría (Sólo unos miles de persones asistieron al aquelarre republicano, una nimiedad dentro de los 6 millones de habitantes de Madrid).

 Su modelo, su ideal, su espejo es la II República. El periodo más negro de nuestra historia. Aquel régimen que vino con un golpe de estado, proclamado tras unas elecciones que gano la monarquía con el cuádruple de concejales que los republicanos.



Ese régimen en que el PSOE dio un golpe de estado en 1934 para convertir España en una dictadura del proletariado. Ese régimen en que se quemaban iglesias y conventos sin que la autoridad interviniese. Ese régimen en que imperaba la "Ley de Defensa de la República", una ley cuasi fascista que limitaba completamente la libertad de expresión . Ese régimen que en los ciudadanos católicos eran perseguidos. Ese régimen en que el desorden público era la nota dominante. Ese régimen que solivianto tanto los ánimos de los españoles que nos llevo a la Guerra Civil. Ese régimen que durante la contienda cayó en manos del estalinismo y que si hubiese vendido la guerra es probable que hubiese instalado una dictadura marxista bajo el amparo del régimen soviético. Ese régimen en el que en 1936 las izquierdas, coaligadas en el Frente Popular dominado por PSOE gano las elecciones de manera fraudulenta , y que tenía la nada oculta intención ( Palabras del líder socialista Largo Caballero) de llevarnos a la Guerra Civil para asentar en España el paraíso proletario . Ese régimen que en 1936, con el gobierno del Frente Popular, ya pierde todas las formas democráticas, destituye ilegalmente al Presidente Alcalá Zamora, práctica la censura, y hace la vista gorda ante una calle que arde y en la que hay más de 300 muertos, la mayoría personas de derecha, sin que el Gobierno que tenía la obligación de proteger a sus ciudadanos haga nada por evitarlo. Un régimen que en 1936 es preso de las organizaciones marxistas, empezando por el PSOE (De hecho, durante la Guerra Civil, parte fundamental del Ejército Popular de la República fueron milicianos marxistas del PSOE , UGT y CNT , que hasta 1937 en la zona republicana practicaron una revolución social previa a implantar su deseado régimen obrero, lo que supuso un auténtico desastre para la causa republicanas puesto que la productividad cayó en picado) .

Eso es la II República, la peor época de la historia de España, el régimen que exacerbo tanto las pasiones nos llevo a una terrible guerra fratricida  Pocos hechos positivos se pueden extraer de ella, quizás el avance en derechos de las mujeres y que fue una gran época para la cultura española (Aunque eso ya venía de los años anteriores) sea lo más destacado. Pues de ese periodo, que lo único que deberíamos hacer con él es observarlo para no cometer los mismos errores, algunos nos lo presentan como una época celestial en que todo fue felicidad, paz y armonía en la piel de toro. Vino con un golpe de estado y terminó con otro golpe de estado provocado por parte del ejército que no pudo resistir permanecer impasible ante el abismo hacia el que se conducía el país. (Golpe que provoco la Guerra Civil, y que yo condeno debido a la tremenda tragedia que trajo y la sangre de decenas miles de inocentes que se vertió en el enfrentamiento bélico y en la represión en zonas tanto nacional como republicana). Este régimen, representado con la bandera tricolor (Con la franja morada que pensaban que pertenecía a Castilla, craso error, pues se originaba del escudo del Conde-Duque de Olivares) es algo en lo que jamás debemos de volver a caer.

Si en España, en el futuro, por los hechos que sean, llegamos a la III República, esta debería de ser de todos (Derecha e izquierda), moderna, sin ninguna reminiscencia de la II, similar a las Repúblicas de nuestro entorno y por supuesto, con la bandera bicolor como enseña nacional (Doy tanta importancia a la bandera debido a la que la tricolor representa aquel oscuro periodo y todo su legado). La causa republicana en España seguirá siendo muy mal vista por gran parte de la población mientras que los que encabezan ese movimiento persistan en mostrar a esa futurible república como heredera del régimen de 1931. La III República será heredera de nuestro actual sistema, el de la Constitución de 1978 (Con prácticamente todos los elementos iguales, salvo el Jefe de Estado) o sencillamente no será. Los españoles no caeremos en esa breva.