miércoles, 10 de abril de 2013

La grieta política y monárquica


Hoy amigos hablaré de algo, que a mas de uno hace temblar su asiento, hablaré de algo que hoy día nos tiene a muchos dudosos sobre la fiabilidad y la credibilidad monárquica en este país.

La corrupción de este país hoy por hoy llega a límites de que la "máxima entidad" del país se ve perjudicada.

Primero empezó Urdargarín, ahora la su señora esposa la infanta a la cual le fiscalía ha recurrido (Me gustaría que recurrieran por mi también...). 

Pero aquí ya saben que el que tiene dinero, y el que está en lo alto se suele escapar sin jadeo y tranquilo.

Lo cual me hace caer en ciertas dudas sobre varios asuntos, lo primero y ante todo es la fiabilidad de nuestro sistema, como punto número uno, y lo segundo es el a dónde vamos a parar con todo este asunto.

Hasta que se demuestra lo contrario, todos somos inocentes pero he de decir que o bien Undargarín es un señor lince o nuestra infanta una estulta o como tercera opción todo una gran mentira. Pues, queridos amigos yo no se pero e mi cuenta del banco mi pareja sabe lo que hay y si un día apareciesen dos millones de euros en ella creo que lo mínimo sería dudar de dónde vino. Aquí quien calla otorga, y en este caso se recibe y se beneficia también.

En cuanto al Rey quien "no sabe nada" ese hombre tan querido y campechano, "el salvador de la democrácia" etc. 

Quién envió a su querido cuñado a los Estados Unidos de América, "imagino que también por mera casualidad."

Todo esto es una rotundidad y un devenir de falsedad, devenir de estafa, que a mi me hace avergonzarme de todo este estado y país.

Graciosamente he de estar quizá agradecido a esta crisis por la cual se ha destapado todo esto pues si estuviésemos en bonanza económica, tal vez otro gallo nos cantaría.

La monarquía  los políticos, los jueces, el estado, pierden su credibilidad tal pasan los días y a mi sinceramente me da miedo a dónde iremos a parar.'

Qué está ocurriendo en este país, quién será capaz de parar esto, cuál será la resolución...

¿Una república? ¿Seguiremos como estamos?

La gente a no solo aborrece a nuestros políticos, sino a nuestro representante.



¿Qué va a pasar?

Yo sinceramente tengo clara mi opinión, y ya no se trata de izquierda, de derecha, de cetro, o de cualquier pantomima, sino de que, yo personalmente me siento estafado por unos y por otros, y ahora les lanzo a ud. una pregunta

¿Quieren que sigan riéndose de Ud.?