miércoles, 19 de junio de 2013

La pantomima sindical

¿Qué sentimos cuando oímos a Méndez con un Rolex hablando de obreros y explotados? ¿Y cuándo escuchamos a Toxo hablando de la corrupción? Antes solía cambiar de canal, porque me enervaban estos personajes. Ahora, los escucho con atención; es divertido analizar su demagogia.

  1. Finalidad.

No podemos olvidar que el momento en el que surgen los sindicatos coincide, en muchos casos con la aparición de los partidos políticos de masas. La esencia de estas organizaciones derivaba de los conocidos gremios: asociaciones de artesanos que compartían un mismo oficio. Aunque en el siglo XIX, la finalidad de los sindicatos cambia respecto a la gremial. Asumieron como objetivo lograr la ayuda mutua de aquellos miembros que pertenecían a la agrupación correspondiente, y la defensa de los derechos de los mismos frente a las imposiciones empresariales. Además, eran los mismos trabajadores quienes creaban los sindicatos. Sin embargo, hoy en día, ¿qué finalidad tienen?, ¿es lo mismo un trabajador corriente que uno sindicado?

En las relaciones laborales (Estatuto del trabajador y Ley Orgánica de Libertad Sindical en mano) existen diferencias según se trate de un trabajador normal, o de uno sindicado:
·         Convenios colectivos. Hay 2 tipos: estatutarios (afectan a la totalidad de trabajadores) y no estatutarios (reservados para los miembros sindicados).
·         Conflictos colectivos. En caso de que el conflicto se resuelva judicialmente con obligación del empresario de reincorporar al puesto determinado (en caso, por ejemplo, de traslado), o a la vida laboral (en caso de despido improcedente) a un colectivo de trabajadores, tendrán preferencia en la nueva entrada los miembros sindicados frente a los trabajadores corrientes.
·         Excedencias. Es causa de excedencia forzosa, que conlleva la reserva del puesto de trabajo y de la antigüedad sin límite temporal, el ostentar cargo sindical a nivel provincial, autonómico o estatal por el tiempo de que se trate. Sin embargo, es excedencia con derecho a reserva del puesto de trabajo SÓLO durante el primer año, aquellas para el cuidado de hijos y familiares enfermos.
·         Liberados sindicales. Existen supuestos en los que pueden ausentarse de su puesto de trabajo sin que tales ausencias les puedan ser imputadas al crédito horario (participación en comisiones de negociaciones colectivas, por ejemplo).



Cuatro simples apuntes que marcan la diferencia. ¿Seguimos pensando que sus intereses se mueven en torno a los trabajadores? O, ¿buscan un beneficio propio?

  1. Ley de transparencia.

Matices de los representantes de CC.OO y UGT a la normativa gubernamental:
Fernández Toxo: "No estamos dispuestos a colgar en ningún sitio nuestra estrategia sobre las negociaciones con el Gobierno, porque desarmaría al sindicato frente a sus contrapartes."

Méndez: “la Ley de Transparencia tiene que ser compatible con la capacidad de autoorganización de las centrales sindicales."

Rodolfo Benito: "Más allá del control sobre los recursos públicos, la ley no puede ser, en ningún caso, limitadora del derecho de libertad sindical, que implica una completa autonomía organizativa y una prohibición de injerencia de los poderes públicos."

  1. Corrupción.

Relacionando el contenido de las declaraciones anteriores con el sumario de la Juez Alaya en el caso de los ERE de Andalucía, tras las alusiones realizadas por Francisco Javier Guerrero (ex director general de Trabajo y Seguridad Social), vuelve a encantarme oír a estos sujetos hablar, puño en alto, de la corrupción de los partidos políticos desde el discurso más marxista imaginable, de opresión del trabajador, mientras, mano abierta, presuntamente, se financian ilegalmente con el dinero de esos mismos trabajadores a los que defienden.  

Las sumas obtenidas de la investigación del caso, y contenidas en el sumario, son las siguientes:
  • 7,6 millones a CC.OO y a UGT procedentes Uniter y Vitalia
  • 360.000 euros a UGT y CC.OO para gastos de movilizaciones procedentes de los ERE.
  • 762.445 euros a CC.OO para crear un centro de investigación.

Con estas simples alusiones, ¿sigue alguien creyéndose la pantomima sindical?