viernes, 13 de diciembre de 2013

El despilfarro de la izquierda política en España

A lo largo de la historia de España, sobre todo en los inicios de esta joven “democracia”, hemos podido observar como la izquierda política de este país, ha gastado más de lo que ingresaba, ha ido pudriendo la economía nacional, ya sea dando subvenciones millonarias a sindicatos, a clínicas abortistas u otras organizaciones de su misma índole política. Bajo el lema del progreso, del todo gratis y la ley del mínimo esfuerzo no han llevado a donde estamos. Me veo en la situación ética y moral de denunciar estos atropellos y compartirlos con la sociedad española, y decirles que recuerden. ¡Fueron ellos los que nos dejaron en una tasa de paro descomunal!, ¡los que negaron la crisis económica y coyuntural de nuestro país!, ¡Los que no supieron administrar y gestionar el dinero de todos los españoles! Y lo más importante los que empezaron a recortar el denominado estado del bienestar. ¡Tanto que reclaman invertir en innovación, investigación, sanidad y educación! Cuando ellos tenían el poder era mejor invertir en el Plan E en obras faraónicas e infraestructuras inservibles ¡HIPÓCRITAS!

Mi actitud es crítica en este aspecto, porque ningún responsable de la situación de crisis, miseria y paro actual, han asumido responsabilidades políticas y no han pagado nada por ello. Por otro lado los sindicatos mayoritarios (UGT, CC.OO.) han estado durante esta etapa lucrándose con el dinero de todos los españoles sin defender al trabajador nacional, debido a que no interesaba en una situación de pleno empleo, mejorar las condiciones salariales y reivindicar derechos laborales a un gobierno que les ha llenado sus bolsillos. Esta gente debería autofinanciarse con el dinero de sus afiliados como hacen en el resto de Europa y no vivir del trabajo de los españoles.


 
En conclusión queridos lectores que deciros que ya no sepáis, subvencionamos a sindicatos que destruyen la economía con sus huelgas, no pedimos responsabilidades por una mala gestión pública a nuestros políticos, queremos vivir del cuento a pesar de saber que estamos en la ruina, observamos día a día a gandules adoctrinados por la izquierda que han perdido todos sus valores morales defienden unos derechos sin cumplir sus deberes, esto es la breve opinión de un humilde servidor.