viernes, 7 de febrero de 2014

Nos toman por imbéciles...

Post original de @georgeorwell67, puedes leerlo en georgeorwell67.blogspot.com.es

Cambiando las palabras y su significado se creen que cambian las cosas. Diciéndole a los chiquillos a qué deben o no deben jugar se creen que cambiarán la sociedad. Es muy grave. O somos imbéciles o tenemos un serio problema. 

¿Porqué en este país se le perdona todo a la izquierda y a los nazionanismos? Me preguntaba consternado el otro día un conocido. 

¿Porqué? 

Porque perdieron una guerra, le respondí yo.

Perdieron una guerra que ellos montaron. Perdieron una guerra por inútiles. Perdieron una guerra porque estuvieron más pendientes de matarse entre ellos que de plantar cara al enemigo. Especialmente sangrane lo de los nazionanistas que cobardemente traicionaron a la República en las Vascongadas y que en Cataluña recibieron con vítores a Franco.


Perdieron una guerra y ello les da patente de corso. 

Somos el único país del mundo donde la Historia la escriben los perdedores. Somos el único país del mundo en que se ha borrado la Historia porque nosotros lo valemos. ¿Se imaginan en Francia al Estado quitando una estatua de Napoleón? ¿O una calle? 

No, claro, los franceses no son imbéciles... 

¿Entonces porqué en España si? 

Si saben la respuesta sabrán porque estamos como estamos... 

Qué cara nos ha salido la Guerra ¿no?, comprendió mi interlocutor: 40 años de Franco y 35 de partitocracia tardo franquista reconvertida en presunta socialdemocracia pseudocomunisa. ¡Lo has entendido perfectamente!, le respondí...

La conversación venía a cuento de la libertades. Y llegamos a la conclusión (ambos sobrepasamos ya hace años la cuarentena) de que en la última etapa de la dictablanda, esa que era tan, tan, tan dura que incluso los etarras quieren acogerse a su Código Penal, en este país había más libertades que ahora. 

¿Libertad, ahora? Si hasta nos quieren prohibir "jugar al fútbol"...

¿Pero quien narices es el Estado para decir a qué deben o no deben jugar los niños? ¿Estamos locos o somos de verdad imbéciles?

Tal vez es que "lo" nuestro no tiene arreglo. 

No tenemos solución... 

Ustedes mismos, pero esto empieza a dar asquito, asquito, asquito.