miércoles, 7 de mayo de 2014

Corrupción socialista en Castilla la Mancha

Estos días estamos conociendo un nuevo caso de corrupción en el seno del Partido Socialista Obrero Español y que la Junta de Castilla-La Mancha presidida por Barreda, adjudicó contratos públicos inflados a la empresa Cuadrifolio, que era la empresa encargada de realizar los actos y campañas electorales del PSOE.

La Junta de Castilla la Mancha, en este momento presidida por Barreda adjudicó al holding controlado por el filosocialista Manuel Téllez varios millones en procesos amañados.

En ocasiones se troceaba el importe total en facturas de menos de 12.020€ para sortear la Ley de Contratos, mientras que otras se optaba por la figura del convenio para otorgar el contrato a dedo y incluso en algunas ocasiones, dos empresas amigas que ejercían el papel de competidoras de Cuadrifolio.

La corrupción era tal, que se empleaba el mismo mobiliario en los actos de la Junta y en los actos del PSOE. Únicamente, se cambiaban los logos.

La empresa que se encargaba de maquillar el dinero para financiar el PSOE, era la propia Cuadrifolio, casualmente propiedad de Manuel Julián Téllez López, empresario muy cercano a la cúpula del PSOE.


La forma de robar y engañar, era sencillan aunque durante años se demostró infalible. Ya fuese Cuadrifolio o cualquier otra de las sociedades de este empresario, se presentaban al concurso en Castilla La Mancha para organizar el evento que tocase, y sistemáticamente siempre, salían elegidas.

Los presupuestos eran el doble, el triple e incluso hasta 10 veces superiores a lo que se está pagando en el mercado por este tipo de eventos, pero claro, con ese dinero sobrante, se pagaban los actos del PSOE y las campañas alrededor de toda la Comunidad Autónoma de CLM.

Esta trama, también realizaban convenios entre la Junta de CLM y la empresa, para que siempre resultados ganador la empresa del socialista Tellez. Además, no se quedaban sólo ahí, sino que incluso troceaban el importe de gran cantidad de contratos, para que éstos fueran inferiores a 12.020€, que es la cantidad por debajo de la cual no se debía convocar concurso. 

Un ejemplo fue, una adjudicación de servicios de 110.000€ se dividió en 10 de 11.000€ para de este modo, asegurarse todo este dinero. También hubo casos, dónde la adjudicación oficial era posterior a los comienzos del trabajo…

Una de las pruebas más esclarecedoras de la trama de corrupción, es que el material que se usaba para los actos institucionales de la autonomía presidida por José María Barreda era exactamente el mismo que luego se destinaba a los actos de partido en toda España.

Lo más triste, es que únicamente se cambiaba el logo, pero el mobiliario era el mismo. El material se guardaba en la nave de 20.000 metros cuadrados que el grupo posee en el polígono industrial Las Arboledas de la localidad de Illescas.

Otro flagrante ejemplo de la corrupción imperante, es que las empresas de Téllez recibieron el encargo de montar la sede castellanomanchega de Fitur en 2005 (500.000€), 2006 (600.000€), 2007 (500.000€) y 2008 (682.000€), cuando el coste real del montaje de esta infraestructura de todo el pabellón en 2.006, costó medio millón de euros.

Esta red de robos a los castellano-manchegos, también llegó a la Consejería de Sanidad, que también otorgó a dedo a Cuadrifolio el concurso para una exposición de maquetas por valor de 230.000€.


Estos casos son solo algunos, pero son muchos más los eventos y actos que fueron otorgados a la empresa Cuadrifolio y que deberían ser devueltos a las arcas de la Junta de Castilla la Mancha.