miércoles, 21 de mayo de 2014

Pascual Maragall apoya a ERC en su acto central de campaña

Los nacionalistas vuelven a jugar sucio y se aprovechan de un hombre enfermo para sacar rédito electoral en las elecciones europeas. Esta vez se han aprovechado de Pascual Maragall, expresidente de la Generalidad de Cataluña y enfermo de Alzheimer. 

En 2007 anunció que padecía alzhéimer, un día después de proclamar que había roto el carné de militante socialista por las formas en las que tuvo que abandonar la presidencia de la Generalitat, cargo que ostentó de 2003 a 2006. No es el único en la familia que se ha distanciado del partido: ayer fue a acompañar a su hermano Ernest, ex consejero de Educación con los socialistas, que, tras abandonar el PSC y formar su propio partido, se presenta como número dos de ERC en las europeas.

Los posicionamientos políticos de Pascual Maragall se han producido con cuentagotas pero su figura y legado han estado siempre disputados por los partidos catalanistas. Ayer ERC se apuntó un tanto en su lucha para ocupar el espacio que históricamente ha ocupado el PSC al exhibir el apoyo del líder que, según el ala más catalanista del partido, ha representado mejor las esencias de la izquierda catalana.



El entorno de Maragall anunció a ERC su intención de acudir al mitin la noche del viernes, y hasta última hora sobrevoló la duda de si finalmente el expresidente tendría ánimos para acudir. Entró en el pabellón acompañado de su mujer, Diana Garrigosa, y saludó a la plana mayor del partido, desde el líder, Oriol Junqueras, a la portavoz, Anna Simó, que fue consejera de su Gobierno. También se fundió en un efusivo abrazo con Jordi Carbonell, líder histórico de ERC.

Maragall estuvo flanqueado en todo momento por su mujer y su hermano. El expresidente estuvo las dos horas largas del acto sentado en primera fila, a veces abstraído, otras escuchando atentamente a Ernest, que le iba explicando detalles del mitin. Maragall intentó responder a las numerosas muestras de afecto que recibió desde el escenario, pero le costó interaccionar cuando el presentador pidió la participación del público.

El apoyo del primer presidente de la Generalitat del PSC supone un espaldarazo para Esquerra en su intento de consolidarse como la izquierda hegemónica en Cataluña relegando a los socialistas catalanes. ERC ya superó al PSC en las catalanas de 2012 y, cómoda en su papel de socio del Gobierno y líder de la oposición, tiene cuesta abajo superarlos ampliamente también en las europeas. Los republicanos obtendrían el 25-M una cómoda victoria en Cataluña, adelantando incluso a CiU,

Aprovechando la presencia de Maragall, los candidatos de ERC se dirigieron a los desencantados del PSC, pues el objetivo de ambos es destrozar España y hundirla lo máximo posible, así lo ha dejado claro los dos gobiernos del PSOE.

La presencia de Pascual Maragall no gustó al entorno socialista pero es que claro, para alguien del que pueden sacar rédito por su enfermedad, se les va a otro mierda de partido…