miércoles, 22 de octubre de 2014

El PSOE cerró 2013 con una deuda de 64,55 millones de euros

El PSOE ha dado una vez más muestras de su forma de gestionar todo lo que toda, y cerró el año 2013 con una deuda consolidada de 64,55 millones de euros.

De esa cantidad, 42,5 millones corresponden a operaciones de crédito con garantía hipotecaria, solicitados para comprar, reformar y rehabilitar inmuebles del partido, mientras 1,65 millones son préstamos solicitados para financiar campañas electorales hasta que la Administración les reembolsa en función de los resultados obtenidos.

Los 20 millones restantes son operaciones con garantía personal "para cubrir necesidades puntuales de tesorería o desfases en el cobro de las subvenciones". El PSOE no se benefició ni en 2012 ni en 2013 de ninguna condonación de deuda.



Las cuentas publicadas no detallan con qué entidades tiene el PSOE contraídas sus deudas, y tampoco desglosan el origen o el importe de las donaciones. Eso sí, los documentos de 2013 dejan claro que los3,6 millones de euros en donaciones recibidos ese año procedieron en su totalidad de personas físicas y que la federación más beneficiada por ellas fue el PSOE andaluz, la federación más numerosa del partido, con 1 millón de euros.

Ingresos totales
En 2013 los ingresos totales del PSOE ascendieron a 64,3 millones de euros, de los que 42,6 fueron subvenciones oficiales y 11,7 cuotas (9,8 de afiliados y el resto de cargos públicos).
Para 2014, el presupuesto total asciende a 42 millones, un 35 por ciento menos que en 2013. De ellos, 18,8 serán subvenciones y 8,5 millones procederán de cuotas de militantes y cargos públicos. Otros 14,8 millones de euros figuran como "otros ingresos".

Caen las subvenciones y las cuotas
El recorte presupuestario es fruto en buena medida de las derrotas electorales -en 2011, antes de las generales, los ingresos sumaron más de 93 millones de euros-, ya que menos parlamentarios nacionales y autonómicos supone menos subvenciones públicas y también menos cuotas de cargos públicos. A todo ello se suman los recortes de la financiación a los partidos políticos aprobados por el Gobierno en esta legislatura.


El PSOE ha acusado también una caída en los ingresos por cuotas de militantes, desde los 18 millones de 2011 (14,4 procedieron de afiliados y cuatro de cargos públicos) hasta los 8,5 millones previstos para 2014 (seis millones procedentes de los militantes y el resto de parlamentarios y cargos públicos).