viernes, 12 de diciembre de 2014

El auge de Podemos aterroriza a los inversores internacionales

La crisis en España ya no es sólo económica, sino política. El brutal auge de Podemos en las últimas encuestas electorales se ha convertido en el nuevo factor de riesgo para el conjunto de la economía nacional, según empiezan a advertir los bancos de inversión.

Si ya lo dijo la entidad británica Barclays la que destacaba el crecimiento del "partido de izquierda radical Podemos" para la estabilidad política del país, ahora es la estadounidense BofA Merrill Lynch la que alerta sobre esta creciente amenaza.

En un informe distribuido el pasado lunes entre sus clientes e inversores, bajo el título "Nubes políticas en el horizonte", la entidad estima que los resultados de las próximas elecciones generales en 2015 se enfrentan a un "elevado grado de incertidumbre".



La razón no es otra que el avance de Podemos, ya que su irrupción en al mapa electoral generará una "fragmentación política" de consecuencias muy negativas para la economía nacional. En este sentido, los comicios locales y regionales de mayo podrían servir como "toque de atención", añade.

El banco contempla dos posibles escenarios: un gobierno en minoría o demasiado débil para acometer los ajustes y reformas que sigue precisando España; o que Podemos llegue a tocar poder, con la consiguiente hecatombe económica.

La configuración de una "gran coalición" entre PP y PSOE podría resultar "difícil", dada la amenaza que Podemos representa para el partido de Pedro Sánchez. Y sin una gran coalición, lo más probable es un gobierno en minoría, con grandes limitaciones a la hora de aprobar reformas estructurales o nuevos ajustes fiscales, según indica.

De hecho, la entidad no descarta un posible gobierno en el que Podemos llegue a jugar un rol importante, en cuyo caso "no sólo las reformas y ajustes estarían en riesgo, sino que las principales políticas desarrolladas en los últimos cuatro años podrían revertirse".

"Los mercados han pasado por alto este riesgo" porque, hasta el momento, no existía en España un partido que promocionara este tipo de políticas heterodoxas al estilo de Syriza en Grecia o el Movimiento 5 Estrellas en Italia, pero las últimas encuestas (Metroscopia y CIS) reflejan ya el inédito ascenso de Podemos.

"Un escenario complicado"
El banco indica que la larga crisis que padece España, las impopulares políticas de austeridad y los escándalos de corrupción han golpeado la credibilidad y el apoyo al tradicional bipartidismo que ha controlado los resortes del poder en los últimos 30 años.
En este sentido, aunque la recuperación económica puede acabar beneficiando a los dos grandes partidos mayoritarios, los analistas del banco creen que "la fragmentación política está aquí para quedarse", y añaden que "una de las principales preocupaciones que tenemos sobre la economía española para el próximo año y los siguientes es la dificultad para formar un gobierno estable tras las elecciones de 2015", con lo que augura un "escenario complicado" para el futuro político del país.

El informe destaca que Italia también ha atravesado graves situaciones de inestabilidad política durante la crisis, pero su superávit fiscal (descontando el pago de intereses) ha otorgado un cierto colchón del que España, por desgracia, carece. Por ello, esta incertidumbre política "sería mucho más preocupante" en el caso de España.

El país "ha tenido un panorama político muy estable durante muchos años, lo que ha favorecido algunas de las reformas que los mercados están actualmente alabando". Sin embargo, añade, las últimas encuestas avanzan que la configuración de "gobiernos fuertes podría convertirse en cosa del pasado".

"El aumento de la popularidad de Podemos ha sido constante desde las elecciones al Parlamento Europeo", pero ahora, por primera vez, se sitúan por delante de los dos grandes partidos (PP y PSOE), según revela la última encuesta de Metroscopia para El País y la del CIS, publicada el miércoles.

BofA detalla en su nota las principales propuestas económicas de Podemos, desde la renta básica, hasta la nacionalización de empresas, subidas fiscales, el impago de la deuda, la fijación de salarios máximos, la elevación del sueldo mínimo, la prohibición de despidos en empresas con beneficios, la reducción de la edad de jubilación a 60 años o la suspensión de la reforma laboral y de pensiones, entre otras medidas.

La conclusión del banco estadounidense es diáfana: "Creemos que este programa presionaría de forma significativa las finanzas públicas de España". Por un lado, Podemos revertiría la mayoría de ajustes y reformas adoptados en los últimos años y, al mismo tiempo, dispararía el gasto del sector público. "Sólo la renta básica costaría cerca de145.000 millones de euros al año, según las estimaciones realizadas por los círculos de Podemos", incide.

Otras estimaciones, en función de lo que incluya o no esta esta medida, avanzan una factura mínima del 3% del PIB (30.000 millones) y el 20% (200.000 millones). "Incluso el límite inferior es elevado para un país que todavía tiene una gran déficit [público] primario", alerta la entidad.
Pese a ello, el escenario base que contempla BofA es un gobierno en minoría por parte del PP o del PSOE, pero sin alcanzar una gran coalición, debido al castigo electoral extra que podrían sufrir los socialistas en dicho caso, tal y como ha sucedido en Grecia con el Pasok (los socialistas griegos gobiernan, actualmente, en coalición con los conservadores). Incluso si una gran coalición acaba formándose, "la amenaza de Podemos limitará, sin duda, las posibilidades de acuerdo entre PSOE y PP", constituyéndose así como un nuevo, pero importante,factor de riesgo para el país a nivel económico.