lunes, 16 de febrero de 2015

¿Representa la izquierda a la ciudadanía?

La izquierda suele cometer un gran error en la mayoría de sus discursos, y es que dan por hecho que ellos, y nadie más que ellos, representan al pueblo y a toda la sociedad. Nada más lejos de la verdad, y no porque lo diga yo sino porque la propia historia nos ha enseñado que la manipulación y el adoctrinamiento no tiene nada que ver con la representación del conjunto del pueblo que realmente es libre para opinar y decidir sobre sus actos.

¿Era Stalin en su época una representación de la sociedad que tenía la desgracia de vivir en la URSS? ¿Es la extrema izquierda una representación de la voluntad de los ciudadanos? ¿Son los sindicatos de izquierdas realmente una representación de todos los trabajadores?
Para empezar a analizar esta cuestión empecemos por ver la definición que da la RAE de la palabra "representar". Omitiendo los significados que no vienen al caso, literalmente el diccionario dice así: "Ser imagen o símbolo de algo, o imitarlo perfectamente".



¿Era Stalin la imagen o símbolo del pueblo soviético o lo imitaba? Claramente la respuesta es "no". Stalin vivía con un nivel muy por encima de todos sus súbditos quienes se veían obligados a adorarle como si fuera un dios.

¿Es la extrema izquierda la imagen o símbolo de España y sus ciudadanos o los imitan? Para nada, ya que el tan carismático líder Pablo Iglesias tiene un nivel de vida envidiable para la enorme mayoría de los españoles. Además, la opinión pública está muy lejos de ser lo que este individuo oculta tras su máscara populista, son conocidas frases suyas como: "Pido disculpas por no romper la cara a todos los fachas con los que discuto en la televisión", "cuando terminemos esta charla (...) nos vamos de cacería a Segovia a aplicar la justicia proletaria que es lo que se merecen unos cuantos", "cualquier demócrata debería de preguntarse si los presos de ETA deberían de ir saliendo de las cárceles"... Frases que jamás escucharíamos a un español medio con un mínimo de valores morales.

¿Son los sindicatos la imagen o símbolo de los trabajadores españoles o los imitan? Falso, ya que no son conocidos muchos obreros que se vayan de mariscada y carguen la cuenta a subvenciones, ni tampoco que tengan un patrimonio envidiable con solo rascarse la barriga y convocar huelgas para desestabilizar el país.

Tenemos como conclusión que la izquierda no representa a nadie más que a ellos mismos, y que aunque si es cierto que con las mentiras y el populismo se puede llegar muy lejos, la realidad siempre nos demuestra que España es más inteligente que la progresía y que no se va a dejar engañar tan fácilmente por unos que cuál chico que se hace amigo de la mujer a la que acaban de dejar plantada, se aprovecha para enamorarla en cuanto tiene las defensas bajas.