lunes, 16 de marzo de 2015

La que se nos viene encima II

A continuación os dejo un post de mi compi @GeorgeOrwell67 en su blog, donde habla de un hecho que nos sucedió a Verdadera Izquierda la pasada semana. Un hecho de poner en evidencia a los guarros de Podemos, y lo que quiere decir: "Ladran, luego cabalgamos".

Si el pasado viernes os contaba lo que me había pasado con la cuenta del Face, hoy toca comentar (lo prometido es deuda) las amenazas que de un tiempo a esta parte vienen sufriendo algunos blogs amigos.

Se ha puesto de moda ahora entre los simpatizantes de esos que van a traernos la libertad y una nueva democracia, amenazar a las páginas que no les gustan con demandas por difamación.

Aquí un ejemplo de una de esas amenazas vía formulario que recibió no hace muchos días el compañero administrador del Blog Verdadera Izquierda.





Agárrate los machos que viene curva.

Un tipo que se identifica como PODEMOS, pero que evidentemente no cuenta con un correo de ese partido y que tampoco se identifica correctamente amenaza ¡¡¡a las 2 y cuarto de la madrugada!!! a un blog con iniciar un proceso judicial porque simple y llanamente no le gusta lo que se publica en el mismo.

¿Cogorza gorda? ¿Rabia? ¿Substancias fumadas raras? ¿Insomnio?

Analizando lo que se pretende denunciar como difamación, un repaso a la etiqueta Podemos en el susodicho blog nos muestra una serie de entradas que se limitan a reproducir información de otros medios, vídeos que hace años que están en youtube y que eso si, no dejan en muy buen lugar a algunos, y en algunos casos la opinión de alguien que en el ejercicio de su libertad de expresión simple y llanamente está dando su parecer sobre un tema de candente actualidad. ¿Es eso querellable? No, no lo es.

Y no lo es porque como explica muy bien Carlos Sánchez Berzain en éste artículo de Libertad Digital sobre la famosa querella de Podemos contra Aznar, existe una cosa llamada "exceptio veritatis" o excepción de la verdad.

Por poner sólo un ejemplo, si yo publico un vídeo en el que se ve a Pablo Iglesias en un evidente estado de embriaguez cantando la Internacional, no estoy difamándole. Estoy diciendo la verdad y eso no es querellable. Es una evidencia que pueden ustedes corroborar:




Dudo mucho que el valiente autor de la amenaza tenga nada que ver a nivel organizativo con Podemos, si bien tampoco me extrañaría nada. Lo que si que tengo clarísimo es cual es la pretensión de ese tipo de amenazas: amedrentar y acallar al discrepante.

Si el que recibe esa amenaza es un bloguero menos experimentado o que no tenga claro lo que es y lo que no es demandable, probablemente cierre puertas... Ocurrió en la época de Zp en su segunda legislatura en la que muchos blogs desaparecieron de la blogosfera asustados, cansados de recibir todo tipo de injurias y amenazas porque te atrevías a publicar los desmanes del por aquel entonces intocable Zapatero el magnífico (MODE IRONIC ON) y eso era motivo para que te cayera la del pulpo. La táctica ahora es exactamente la misma.

No se dejen embaucar. Están ustedes en su derecho a decir la verdad y lo que piensan. Si no media calumnia, insulto o realmente una difamación injustificada, por el mero hecho de publicar lo que los medios cada día airean o por dar la opinión, sea cual sea, sobre ello, nadie le va a demandar. Y si lo hace, perderá esa demanda que probablemente ni siquiera será admitida a trámite.

Eso si, es nuestra obligación denunciar la campaña que últimamente se ha desatado en la red contra ciertas bitácoras y que incluye intentos de hackeo (otra moda que parece estar muy en boga), insultos de todo tipo a diario, cierre de cuentas por falsas denuncias en Redes Sociales y un constante intento de imposición de una línea de pensamiento infame y nauseabunda que los siervos de la nueva democracia aman.