lunes, 18 de mayo de 2015

¡A LA CALLE CON LOS ESPAÑOLES!

Vuelvo a escribir en este espacio porque, a mi juicio, hoy, seis de mayo de 2015, se ha vuelto a cometer una nueva injusticia contra los españoles más necesitados.

Esta mañana, y sin previo aviso, cuarenta agentes de policía han irrumpido en el centro Hogar Social Madrid, obligando a abandonar el inmueble a todos los que se encontraban dentro. Este edificio, que fue okupado hace cuatro meses, es propiedad del Estado, que lanzó una orden de desalojo contra los inquilinos y que hoy ha cumplido la sentencia.

Hasta aquí nada raro; desahucios hay a diario. La cosa es que en este caso es distinto. En este sitio se ejercía una labor social sobre la que muchos han hecho oídos sordos. Aquí se repartía a diario comida para 170 familias y se daba techo a otras tantas.



Toda la izquierda ha sacado sus espumarajos por la boca congratulándose por el desalojo del grupo de supuestos neonazis que regían el mencionado hogar social, olvidándose de que detrás de este desahucio hay familias que se quedan sin comida y sin casa. Es curiosa la paradoja de este tipo de personas que se dedican a ir a impedir que a familias extranjeras se les eche a la calle (aun suponiendo un gran drama), pero les da igual que haya españoles durmiendo en cajeros, incluso con hijos de corta edad. Parece que para ser moderno y progre hay que defender los intereses de los de fuera pero si defiendes a los tuyos eres poco menos que un facha y un nazi.

Yo no sé si los okupas del HSM son neonazis, comunistas o pitufos, lo único que sé es que los que se quedan en la calle son personas, y para más inri, españoles. Y me gustaría que algún día todos los españoles supiéramos dejar nuestras diferencias al lado y pudiéramos empatizar con las personas que peor lo están pasando en estos tiempos difíciles para todos.

Y quiero dejar bien claro que no sé de qué ideología comulgan los susodichos expulsados esta mañana, es más, tanto si fueran neonazis fanáticos como si fueran estalinistas convencidos, la labor social con los más necesitados, la lleve a cabo quien la lleve a cabo, debe ser reconocida.  


Zumalacárregui