lunes, 11 de mayo de 2015

Maduro quiere controlar las redes sociales

La difusión por la Red de falsos secuestros a menores en la capital le ha valido de excusa al mandatario para coartar la libertad de expresión en Internet.

La popularidad de Nicolás Maduro no va precisamente en aumento. La última encuesta publicada por la consultora Alfredo Keller y Asociados reveló que el apoyo al presidente de Venezuela es bajo, ya que el 60 por ciento de los tanteados cree que debe dejar el poder antes de que finalice su mandato. Los datos de este tipo de sondeos y las opiniones divergentes con Maduro corren como la pólvora por las redes sociales, y quizá por eso su gobierno se ha propuesto controlar también la Venezuela virtual, poniendo límites a la libertad de expresión en Internet.



Esta es al menos la teoría de algunos opositores de Maduro, que recibieron con angustia la intención de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, de "regular las redes sociales" como, asegura, debe regularse cualquier "conducta del hombre en sociedad". ¿El motivo? Los rumores difundidos sobre supuestos secuestros de menores en la capital, hechos que fueron desmentidos en poco tiempo por todas las autoridades competentes. Sin embargo el gobierno, tras afirmar que la oposición sólo quería "sembrar rumores" para crear una "guerra psicológica" que derivara en el "caos del país", informó a través de un representante del Ministerio Público que, aunque no pretenden "coartar la libertad de expresión", tienen la intención de llevar sus controles hasta las redes sociales, contraviniendo así la Declaración Conjunta sobre Libertad de Expresión e Internet, firmada por la Organización de los Estados Americanos en 2011.

En una última vuelta de tuerca, la oposición acusada de inventar esta campaña de desestabilización a partir de la difusión de falsos delitos, acusa a su vez al gobierno de Maduro de haber extendido ellos mismos los rumores, para "que los sectores más extremistas mordieran el anzuelo" y aceptaran de buena gana la idea de que la información que circula por Internet sea regulada. Entre ellos, el periodista Leopoldo Castillo, que ha asegurado que estas "leyendas urbanas" no impedirán que siga contando lo que pasa, como espera hacerlo de nuevo en la televisión venezolana, causa para la que no ha "guardado ni el guante, ni el bate".


Fuente: LaGaceta