miércoles, 20 de mayo de 2015

Nacionalistas y PSC se unen para cargarse el español en los colegios

Todos los partidos nacionalistas -separatistas más el PSC se han unido para criticar al Gobierno, que pretende que se garantice la presencia del castellano en las aulas de Cataluña. Con términos como Golpe de estado, cafres, ignorantes, inaplicable, temerarios, arriesgados, virulentos, anticatalanistas o nacionalismo español pretenden intimidar al Gobierno de España y dejarles bien claro qu no están dispuestos a ceder nada.

CiU, ERC, PSC. ICV-EUiA y la CUP unen sus fuerzas para defender el modelo de inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que viene aplicando la Generalidad desde ya hace muchos años, sin importarle  incumplir la ley y varias sentencias judiciales. El objetivo final de este pacto está claro: la exclusión del español como lengua vehicular escolar.
Después de mantener una reunión con Irene Rigau, consejera de Enseñanza, todos los representantes de estos partidos que no quieren que los niños catalanes reciban educación en español, dieron una rueda de prensa en el Parlamento autonómico de Cataluña. En dicho acto cargaron contra el Gobierno española por, cosa curiosa, exigir a la Generalidad que cumpla la ley y las sentencias que garantizan una enseñanza bilingüe para los escolares catalanes.



Rocío Martínez –Sampere, diputada autonómica del PSC manifestó que el recurso del Gobierno en defensa del bilingüismo escolar “es un error político garrafal y una barbaridad en términos de cohesión civil y social”. La socialista sostiene que “es un ataque a un modelo que funciona”, en referencia a la inmersión obligatoria y exclusiva en catalán y que la propuesta de que haya “una proporción razonable” de clases en castellano es técnicamente inaplicable.
David Fernández, de CUP, llama “cafres e ignorantes “a miembros del Gobierno por “exigir el bilingüismo escolar” y recomiendan un “programa urgente y radical de inmersión democrática y educativa” a José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte.

Fernández considera que el Gobierno sigue con sus “persecuciones anticatalanistas” y considera “un acto de imposición españolista con ribete electoral y una provocación en toda la regla. Es un golde de Estado y a los golpes de Estado se les desobedece y se les planta cara”

Por su parte, Joan Mena, diputado autonómico de ICV-EUiA, habla de “medidas temerarias” porque pretenden politizar las aulas y acusa al Gobierno de que trata “de imponer medidas judiciales donde las parlamentarias no alcanzam”

Desde ERC, Anna Simó, señala que la postura del Gobierno al exigir una enseñanza bilingüe “es una atentado irresponsable a la convivencia y un intento de crear conflictos donde no los hay. Es indignante que el Gobierno politice y judicialice la educación de Cataluña”

Ramona Barrufet, de CiU, mantuvo el mismo discurso y considera que la inmersión obligatoria y exclusiva en catalán “aglutina a toda la comunidad educativa y provoca una cohesión social”.


Fuente: LaGaceta