miércoles, 10 de junio de 2015

Carmena pone en peligro 9.000 millones con las Operaciones Campamento y Chamartín

Las propuestas en materia urbanística y de movilidad suponen una cuarta parte de las casi 70 páginas que recoge el programa de Manuela Carmena para el Ayuntamiento de Madrid. Entre las líneas maestras su proyecto, la máxima responsable de Ahora Madrid se ha marcado la puesta en marcha de una serie de medidas "urgentes" que contribuyan al particular "cambio" por el que pretende metamorfosear Madrid.

Eso sí, para que Carmena se convierta en la nueva alcaldesa de la capital, tendrá que pactar con el Partido Socialista de Madrid, liderado por Antonio Carmona, una alianza más que previsible.

Y cuando se produzca el pacto, lo primero que va a hacer la juez, es "frenar los procesos especulativos y los pelotazos urbanísticosque están en marcha" en Madrid. Para ello, elaborará una auditoría con el objetivo de "paralizar las operaciones urbanísticas especulativas, de expolio de suelo y patrimonio público".



Hace más de un año que la capital está sufriendo una auténtica revolución urbanística y han sido muchos los inversores interesados en reactivar el mercado inmobiliario madrileño. La transformación gira en torno a la creación de nuevos hoteles, viviendas, comercios y zonas de ocio. Algunos de ellos ya se han llevado a cabo, unos pocos acaban de aprobarse y otros están pendientes de recibir el visto bueno de la Administración.

De esta larga lista, Carmena ya tiene claro cuáles de ellos son inconcebibles en su cabildo: la Operación Campamento y la Operación Chamartín. El motivo es que se trata de "operaciones puras de especulación", aseguró la juez en una entrevista para Europa Press hace poco más de un mes. Por ejemplo, la líder de Ahora Madrid ve "preocupante" que en la operación Chamartín "se le ha entregado una parte enorme del patrimonio de los madrileños a las grandes empresas".

La Operación Campamento: 3.000 millones
La Operación Campamento es el proyecto que el magnate chino Wang Jianlin pretende levantar en el madrileño barrio que lleva el mismo nombre. Podemos, Ganemos y Equo, o lo que es lo mismo, los partidos que forman Ahora Madrid, son miembros de la Plataforma contra la Especulación Operación Campamento.

Esta plataforma lleva desde principios de año intentando impedir que se lleve a cabo el macrocomplejo de ocio en el que Jianlin pretende invertir 3.000 millones de euros. El multimillonario quiere levantar viviendas de lujo, parques temáticos, zonas de ocio y centros comerciales en el terreno que alberga los antiguos cuarteles del barrio.

Estos terrenos son propiedad del Ministerio de Defensa y el pasado mes de abril el departamento de Morenés se acercó un paso más hacia Jianlin situando el suelo en fase de Venta Prevista. Esto significa que Defensa ha lanzado el proceso para informar a los potenciales compradores de que lo va a vender y para testar al mercado. El organismo público esperará ahora las llamadas de los interesados, les informará personalmente de las condiciones de la operación y evaluará sus propuestas.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González ha definido el proyecto del magnate como un boceto "bastante bien armado" y "un gran proyecto que requerirá una inversión enorme". Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid ha considerado que el proyecto "encaja perfectamente en el planeamiento de la ciudad", una postura totalmente contraria a la de Manuela Carmena.

La Operación Chamartín: 6.000 millones
El consistorio madrileño de Ana Botella, junto al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González y la ministra de Fomento, Ana Pastor dieron el pasado mes de enero luz verde a otro de los macroproyectos inmobiliarios más importantes de las últimas décadas: la Operación Chamartín.

Se trata de un proyecto para transformar la zona norte de Madrid en el que se invertirán 6.000 millones de euros para prolongar en 3,7 kilómetros el emblemático Paseo de la Castellana de Madrid y para modernizar más de 3 millones de metros cuadrados en la ciudad. BBVA es el principal promotor de un plan que contará con 4.300 millones procedentes de inversión privada y 1.700 de pública.

La puesta en marcha de la operación estaba prevista para comienzos de este año, aunque pasarán dos décadas hasta que esté completamente terminado. Durante todo el proceso, sus impulsores han calculado que se crearán 120.000 puestos de trabajo.

El 80% del suelo donde se va a construir se destinará a infraestructuras públicas, con más 566.00 metros cuadrados de espacios verdes, equipamientos sociales, servicios urbanos y un carril bici de 12, 8 kilómetros. En total se construirán 17.000 viviendas. Además, se aumentará la red de transporte con tres nuevas paradas de Metro en la línea 10, dos nuevas estaciones de Cercanías y se ampliará la estación de Chamartín.


Fuente: Libre Mercado