lunes, 8 de junio de 2015

Mariano aún quiere ser Presidente

Tras los catastróficos resultados del Partido Popular, Mariano Rajoy ha salido a la palestra a decir que el sigue siendo el mejor candidato de la derecha para las elecciones generales. Lo que Don Marianín, (que es tonto hasta la médula) no acaba de entender, no solo por su estupidez sino por su desconocimiento profundo de la derecha social, de su historia y de su comportamiento a lo largo de la misma.

Repasemos las ideas de la derecha (generalizada) y veamos que ha hecho Rajoy el Iluminado.

  • Recorte del gasto público – OK ( y con muchos matices)
  • Bajada de impuestos ­ NO
  • Derogación del aborto ­ NO
  • Lucha contra ETA ­ NO
  • Lucha contra el separatismo ­ NO
  • Liberalización de la economía ­ NO
  • Despolitización de la justicia – NO
  • Dejar de aumentar la deuda ­ NO




Podría seguir pero esto son los rasgos generales. Mariano el Increíble ha escupido en la cara de sus votantes, se ha reído de nosotros y nos ha pisoteado.

Vamos a ver Mariano, si supieses algo, ¡LO MINIMO! De la historia reciente de España sabrías que la derecha no es la izquierda, que a la izquierda le da igual si le engañan, roban, mienten y/o ignoran sus dirigentes políticos.(siempre que sean los suyos claro). La derecha es muy distinta, y no porque lo diga yo, sino porque los demuestra la historia. La derecha social hizo desaparecer a UCD en el momento en que empezaron a mangonearla, que crees Mariano, ¿Que no sabían entonces que eso les llevaría a un gobierno de izquierdas? ¡Claro que lo sabían! Pero les dio igual, porque había que castigar a quienes no habían cumplido su palabra. Y tu genio ¿piensas que en las generales, al grito de ¡Que viene los rojos!, toda la derecha te va a votar en masa? No Mariano, no. La derecha te va a hacer desaparecer, a ti y a lo que queda de tu repugnante y traicionero partido. Es más , ya ha empezado, en estas autonómicas y generales ha quedado clarísimo.


En fin, una vez más, la derecha española prefiere suicidarse antes que traicionar sus principios, y lo demuestra en la urnas. Esto no honra.