miércoles, 19 de agosto de 2015

Cataluña elimina la lengua española de los libros de texto

La lengua española ha sido desterrada de la educación de Cataluña. A pesar de que la Generalitat aseguró que los libros de texto escolares -redactados en catalán- vendrían acompañados de un anexo con terminología en inglés, francés y castellano, los libreros habrían confirmado la definitiva exclusión del castellano, no habiendo ni una sola palabra en este idioma en los manuales escolares del curso 2015-2016. "Acordamos con la consejera Irene Rigau que se reforzaría la apuesta por el multilingüismo y se incorporaría un anexo con terminología en inglés, francés y, en algunos casos, en alemán, aunque no se dijo nada del castellano", asegura el Gremio de Libreros de la región catalana.

Además: Cataluña trata peor la lengua española que las extranjeras 



Ni rastro queda del compromiso que la titular de Enseñanza, Irene Rigau, contrajo en una entrevista tras ser preguntada sobre el nivel de cumplimiento del bilingüismo en la escuela: aseguró que también se incluiría vocabulario en castellano. "Próximamente firmaremos un acuerdo con el gremio de libreros para que los libros de texto y el material escolar cuenten con un anexo donde haya terminología en castellano, en francés y en inglés, con unos links para ampliar si hace falta el vocabulario y con las ideas base de cada tema. Porque lo que nos interesa es que nuestros alumnos sean plurilingües, y en la escuela catalana la presencia y el dominio de las dos lenguas todo el mundo sabe que lo tiene garantizado", aseguró.

Además: El Supremo anula la primacía del catalán
A menos de dos meses para que dé comienzo el nuevo cursoescolar se conoce que las palabras de Rigau no se han llevado a cabo. "El acuerdo que cerramos con la Generalitat es que el anexo fuera para las lenguas extranjeras y así lo ha hecho el grueso de las editoriales. Desconozco si alguna, a nivel particular, ha incluido el castellano, pero no es la consigna que se dio", explican los libreros, según publica el diario ABC.

Los sindicatos, por su parte, acusan a la consejera de volver autilizar la lengua como instrumento político "sin pensar en las consecuencias pedagógicas".


Fuente: La Gaceta