lunes, 10 de agosto de 2015

El saber pactar de la progresía

No hace mucho, tras las elecciones autonómicas y municipales, los españoles nos hemos dado cuenta de que, al ser muy difícil para los partidos (incluyendo a los “tradicionales”) conseguir una mayoría absoluta, han tenido que recurrir al pacto. Éste, en cualquier país europeo como puede ser Francia o Alemania, es exhaustiva y rigurosamente analizado, desgraciadamente, aquí no, explicaré por qué.

Todos conocemos a Jean-Marie Le Pen, antiguo líder del partido ultraderechista “Front National” (“Frente Nacional”, a qué nos suena), que en determinadas elecciones ha estado muy cerca de conseguir el poder. Su hija, Marine Le Pen, actual líder del partido, ha conseguido algo insólito en la historia del partido, mediante sondeos, se ha descubierto que debido a la mala gestión socialista en Francia, los franceses han  recurrido al voto de la extrema derecha como respuesta.

Ahora bien, ¿cómo es que nunca un partido extremista que amenaza a la centralidad francesa no ha entrado en el poder? Gracias a la cordura y un sentimiento compartido por todos, el patriotismo.


Cuando el “FN” ganó en municipios muy importantes en Francia, los centros (tanto derecha como izquierda) se unieron para impedir a éste gobernar. Cuando la república francesa está en peligro debido al extremismo, la derecha e izquierda se unen para impedirlo. Explicado esto, hagamos una analogía con España.

En España, un país que cuando se recurre al extremismo suele ser de izquierdas, es prácticamente imposible pensar que “PP” (centro derecha) y “PSOE” (“centro” izquierda) pacten para pararlo.

¿Por qué en España no se puede parar al extremismo tanto de derecha como de izquierda?

Todos sabemos que nuestro gran “PSOE” (siempre dando la nota), haría todo lo posible por echar al “PP” del poder (aun habiendo ganado las elecciones). Mas, como opinión personal, yo creo que el “PSOE” no pacta con todo el mundo por tan sólo expulsar al “PP”, sino por pillar. La izquierda española se caracteriza por ser antipatriota y no saber gestionar. Durante las dos interminables y horrendas legislaturas del señor José Luis Rodríguez Zapatero nos hemos dado cuenta de lo que busca el “PSOE”, explotar el sistema, aprovecharse de nosotros y trincar donde se pueda.

Debido a todo esto, no me parece nada raro que hayan apoyado a los comunistas de “Podemos” en municipios tan importantes como Madrid y le rían la gracia a los extremistas de Barcelona.

Gente sin preparación alguna, que nunca ha dado un palo al agua y que utiliza un vocabulario poco ejemplar gobierna ahora mismo las dos ciudades más importantes de nuestro país. Sinceramente, me parece intolerable.

Todo esto se lo debemos al “PSOE”, un partido sin escrúpulos que ha mentido decepcionado a todos sus votantes. Si ya era algo escandaloso que pactaran con “IU”, imagínense “Podemos”.

Pero lo que de verdad me hace casi odiar a esta gente y me asquea muchísimo, es que en comunidades como Navarra y País Vasco, “PSOE” y “Podemos” hayan apoyado a los viles asesinos y etarras genocidas de “Bildu”.

Señores, yo siempre intento mantenerme en la moderación, pero esto es extremadamente inadmisible.  ¿Quién pactaría con esta mugre? La izquierda sectaria e inepta.
Ya no es el simple hecho de juntarse hasta cinco partidos para echar del poder al “PP”, partido votado por la mayoría de los españoles, no, ya es juntarse con las personas más extremistas y odiosas de toda España.

El “no pactaré con el populismo” de Pedro Sánchez ya no es verídico, nos ha mentido a absolutamente todos nosotros (incluso a los que no le votamos). EL “PSOE” partido que desde la Transición ha sido poco menos que ejemplo de moderación ha terminado con lo poco bueno que tenía, la centralidad.



Como normalmente hago, quiero llamar a la cordura de todos los españoles, que dejen atrás el odio y la desesperación, que abran los ojos y se den cuenta de a lo que nos estamos exponiendo. No sólo nuestra situación económica e internacional está en peligro, sino que nuestro bienestar está peor que nunca. Miren a Venezuela, país en el que la izquierda radical ha entrado en el poder, ¿quieren lo mismo para España? Pues no voten a la izquierda.