lunes, 24 de agosto de 2015

Tiempos difíciles para la Iglesia en España

Corren tiempos difíciles para la Iglesia Católica y consecuentemente para las Hermandades. Vivimos en un país en donde el principal problema según los políticos son los actos religiosos. En estos tiempos está de moda criticar a todo cuanto tenga que ver con una palabra que para muchos es motivo de cárcel, Cristianismo. Y es que yo creo que el sentido común de los partidos radicales que promueven la violencia como forma de gobierno, ha expirado dejando un aliento de descontrol en dichos partidos.

Las recientes declaraciones de un diputado de IU en Sevilla sobre las imágenes de Semana Santa, cuyas palabras dejaron clara su percepción de lo que representa la Semana Santa para él, han encendido la chispa de los miles y millones de cofrades que hay en España, en concreto voy a destacar el valor y corage del periodista jerezano, Álvaro Ojeda, que realizó un vídeo en forma de protesta contra esta incredulidad. Posteriormente fue denunciado y llevado a los tribunales por una demanda que en palabras textuales de los abogados del propio Ojeda "no hay por donde cogerla".

IU unida ha demostrado que la libertad de expresión de la que tanto hablan no se la creen ni ellos y que fíjense ustedes los cofrades lo que pasaría si la
izquierda radical gobernara en España.

Otro de los ejemplos del anticatolicismo nos llega desde la ciudad de Córdoba en la cual su alcaldesa perteneciente al PSOE y corrompida por sus camaradas de IU y Podemos se ha centrado en eliminar símbolos religiosos en lugar de acabar con el verdadero problema que asola la ciudad, el paro.

Nos alejamos de Andalucía y me veo obligado a dirigirme al inigualable e intolerante Ayuntamiento de Madrid, exacto, ese que está dirigid por personas cuyo objetivo es eliminar y arrasar a la derecha empezando por su dirigente Manuela Carmena. La diputada del partido de Carmena, Rita Maestre, entró en la capilla de la complutense totalmente citando "cariñosamente" las siguientes palabras: "arderéis como en el 36", que da unas ligeras nociones de cual va a ser su política en el Ayuntamiento de Madrid.

No se cual será el futuro de la Iglesia Católica, pero con esta gente muy negro se ve. Solo espero que Dios nos ayude y que vuelva a reinar la tolerancia en este país.


Rafael Peñafiel Villanueva