viernes, 11 de septiembre de 2015

Carmena firma su primera privatización en contra de lo prometido en su programa

La hipocresía es congénita a la política, con indiferencia de si se trata de los partidos mayoritarios o los emergentes. Manuela Carmena acaba de ponerla en práctica. La nueva alcaldesa de Madrid, que se había opuesto a las privatizaciones de su antecesora, Ana Botella, ha firmado la cesión de la gestión de un polideportivo municipal situado en pleno centro de la capital.

Según han confirmado fuentes oficiales, la nueva responsable del Ayuntamiento de Madrid rubricó días atrás la privatización del centro deportivo municipal Barceló, que será gestionado por Carpa Servicios y Conservación, una empresa perteneciente al Grupo Forus. Esta compañía ya administra el polideportivo de Chamartín en la capital y también se hace cargo de instalaciones en otras ciudades de la Comunidad, como Móstoles, Alcalá de Henares, Parla, Getafe, Coslada y Fuenlabrada.



El centro, situado encima del Nuevo Mercado de Barceló, una de las grandes obras de remodelación del barrio de Justicia, en el distrito Centro, ha sido adjudicado por la mesa de contratación formada por los miembros de Ahora Madrid por un canon de 608.000 euros. En concreto, por Jorge García Castaño, edil del partido de Manuela Carmena, en cuyo programa se especificaba como objetivo prioritario “parar la privatización de los servicios públicos, la externalización de servicios municipales a grandes empresas y la venta de patrimonio público”.

Es más, en la piedra filosofal de la alcaldesa se proponía “revisar las concesiones de las instalaciones deportivas municipales a empresas, revertirlas y cederlas a entidades arraigadas en el distrito con objetivos y programas deportivos sociales”. Por si no fuera suficiente, en su programa oficial se incluía “fijar una estrategia para la recuperación progresiva de la gestión pública de los servicios municipales externalizados a grandes empresas y grupos económicos”.

Este axioma asustó a varios fondos de capital riesgo que estaban negociando la compra de Ingesport, la empresa que gestiona Vallehermoso, el polideportivo más grande de la capital, inaugurado el pasado año bajo la marca Go Fit.Advent Internationtal, un fondo inglés, decidió congelar las conversaciones hasta saber si la amenaza de Carmena se convertía en realidad o se quedaba en fuegos de artificio electoral.

Fuentes oficiales de Ahora Madrid se justifican en que la privatización ya había sido iniciada bajo el mandato de Ana Botella, que antes de dejar el cargo también cedió la gestión del nuevo centro de El Pardo. Y que dado lo avanzado del proceso no han podido echarla para atrás. Otras fuentes señalan que podrían haberla paralizado, como se ha hecho con el proyecto inmobiliario deRenta Corporación, pero que la realidad del Ayuntamiento es que no dispone de dinero para afrontar obras como la remodelación del polideportivo Barceló.

Porque Forus, además de pagar el canon, se hace cargo de obras por 1,5 millones y otros 950.000 euros anuales en servicios, personal y costes de la cafetería, ya que también gestionará una zona de restauración de unos 130 metros cuadrados. La rentabilidad del negocio estará condicionada por el precio de las entradas al recinto y el número de usuarios, riesgo con el que corre Forus, empresa dirigida por Ignacio Triana, exdirectivo de Sacyr salpicado por la trama Gürtel.