miércoles, 27 de enero de 2016

La CUP, la última mentira de la extrema izquierda


La CUP (Candidatura de Unión Popular) ha sido el último partido de extrema izquierda en haber mentido en nuestro país. Tras haber repetido una y otra vez que no apoyarían la investidura de Arturo Mas, su solución ha sido apoyar a su marioneta, Carles Puigdemont. No solo ambos proceden del mismo partido político, sino además ha sido el propio señor Arturo Mas quien eligió a Carles Puigdemont. Ahora es cuando yo me pregunto, ¿dónde está el cambio?

La CUP ha aprovechado la primera oportunidad que han tenido para faltar el respeto a todos sus votantes. Todos los que votaron a la CUP deben sentirse engañados, pisoteados, humillados y faltados a respeto. Pero eso es lo que pasa cuando se vota a la izquierda. ¿Cuál será el próximo partido de izquierda en romper sus promesas?


Los anticapitalistas de la CUP estuvieron cerca de engañar más aún a sus votantes, realizando votaciones dentro del partido para decidir si apoyar o no al señor Arturo Mas. ¡Las primeras votaciones finalizaron en empate! Algo ridículo, un solo voto habría hecho que el partido que buscaba una alternativa a Arturo Mas, hubiera sido el mismo que le habría dado la presidencia de la Generalitat.

Sin embargo, no todo fue malo en la CUP. En 2011 Xavier Monge dimitió del secretariado de este partido político  debido a que "el proceso (soberanista) es el mayor fraude de la política catalana" como él dijo con sus propias palabras. Eso demuestra que en aún quedan políticos independentistas con algo de coherencia.

Los antisistemas de la CUP han votado a favor de Carles Puigdemont, protagonista de frases como “hay que echar a los invasores” (visto en otro post) y también “El estado es una cloaca, ¿aún nos queremos quedar aquí?”. Ahora entiendo todo, la CUP apoya a Puigdemont porque comparten su objetivo de destruir el Estado español, ese Estado español al que la Generalitat pide ayuda cada vez que tienen un problema. En fin, hipocresía. Estas declaraciones son más propias de un psicópata que de un político. Lo único que busca Puigdemont es aprovecharse de la inocencia de los independentistas para soltar cualquiera barbaridad y así engañarlos para que le voten, perfil que encaja a la perfección con lo que busca la CUP.


No obstante, miremos el lado bueno. Nos hemos conseguido deshacer de Arturo Mas. Del que puedo afirmar sin ninguna duda que es el peor presidente autonómico en la historia de nuestra nación.  De hecho, ni el Rey Felipe VI ni Mariano Rajoy agradecieron sus servicios prestados durante su legislatura en el Boletín Oficial del Estado (BOE), lo cual es una costumbre que suelen hacer ambos. No se merece el más mínimo respeto. Adiós señor Mas, nadie le echará de menos.

Autor: Anónimo