miércoles, 10 de febrero de 2016

Cameron amenaza con deportar a las inmigrantes musulmanas que no hablen inglés

El primer ministro británico, David Cameron, ha anunciado una ofensiva para obligar a las esposas de inmigrantes musulmanes a hablar inglés, bajo amenaza de retirarles los visados para permanecer en el país. Se estima que unas 190.000 mujeres musulmanas que viven en el Reino Unido (el 22% del total) no hablan el idioma.

En un duro artículo en 'The Times', como preámbulo del anuncio, Cameron asegura que hace falta una "acción más decisiva" por parte del Gobierno para evitar la discriminación contra las mujeres musulmanas y acabar con su aislamiento en muchas comunidades del Reino Unido.
El líder conservador ha anticipado también una revisión a fondo del papel de los consejos religiosos y de los tribunales de la Ley Islámica o sharia (se estima que hay unos 80 en todo el país), por su contribución al "control dañino" que alguno hombres ejercen sobre "sus esposas, hermanas e hijas".



La segregación de algunas comunidades musulmanas, según Cameron, sirve para permitir "prácticas abominables", de la mutilación genital femenina a los matrimonios forzosos, y crea una mayor vulnerabilidad al extremismo islámico y a los esfuerzos de reclutamiento del Estado Islámico en el Reino Unido.

La piedra angular de su intervención ha sido, sin embargo, el anuncio delprograma de 26 millones de euros dirigido a las mujeres musulmanas, para que puedan aprender inglés en las escuelas y en los centros comunitarios. "Si no mejoran su fluidez en el idioma, eso puede afectar a la viabilidad para su permanencia en el Reino Unido", ha dicho Cameron.

"Se trata de construir una sociedad más integrada y cohesiva, con oportunidades genuinas para todo el mundo", ha explicado Cameron en la BBC. "En el pasado se veía como una cosa progresista eso de permitir que la gente que viene a nuestro país viva a de una manera separada. Creo que esto es algo completamente equivocado".

Cameron ha sido criticado en los últimos meses por declarar la "guerra fría" a las comunidades musulmanas, en palabras de su ex ministra, la baronesa Sayeeda Warsi. La contestación más directa a su nueva iniciativa la ha dado sin embargo la líder del Partido Verde Nataile Bennett en twitter: "David Cameron, cuyo Gobierno dio un hachazo a las clases de inglés para inmigrantes en 2011, se queja ahora de que los inmigrantes no aprenden inglés".


El premier se ha enzarzado hoy lunes en una discusión con la presentadora de la BBC 4 Sarah Montague, por cuenta del uso del nombre Estado Islámico (IS, en su siglas en inglés) en los medios británicos, en vez del término "Daesh" que según él deja claro que estamos "ante un grupo militante y no ante una religión".