miércoles, 17 de febrero de 2016

Carmena continúa con su ataque contra la seguridad ciudadana en Madrid


La Policía ya tenía claro que el auge de la izquierda en España traería consigo un aumento de la violencia en las calles, sobre todo después de la llegada al poder de formaciones populistas como Podemos y sus marcas blancas tras las elecciones municipales y autonómicas del pasado 24 de mayo. A ello parecen contribuir Manuela Carmena y su equipo, que continúan empeñados en modificar a su antojo el funcionamiento de la Policía Municipal con medidas que "llevan a un empeoramiento de la seguridad ciudadana".

Semanas atrás, el director general del Cuerpo, Andrés Serrano, comunicó a los agentes la eliminación de las Unidades Centrales de Seguridad (UCS) -conocidas como "antidisturbios"-. El desmantelamiento de la Unidad se llevará a cabo en dos fases: la primera etapa se consumará el próximo lunes, cuando desaparezca la UCS 1 mediante el traslado al segundo grupo -la UCS 2- de 37 de sus policías. El resto volverá a sus antiguos destinos o serán recolocados en comisión de servicio en otras unidades o turnos. El segundo paso, con el que se producirá la disolución completa de la Unidad, se llevará a cabo en un plazo de dos meses. Posteriormente, se creará una nueva unidad de apoyo a la que podrá optar toda la plantilla.


El desconocimiento de los nuevos responsables políticos en un tema tan importante como la Seguridad está derivando en una serie de problemas que "afectan gravemente" a la presencia de efectivos en la vía pública. El Ayuntamiento de Madrid elimina una parte fundamental de la "columna vertebral" de la Policía Municipal y, al mismo tiempo, decide incrementar el patrullaje en bicicleta por zonas verdes como la Casa de Campo y por las inmediaciones de los centros escolares. Para ello ha convocado 25 plazas de ciclista para la Unidad de Medio Ambiente. Casualmente esta Unidad esde la que proviene Andrés Serrano.

Serrano estaba afiliado a Izquierda Unida, pero tras la desbandada de políticos como Tania Sánchez decidió romper su relación con el partido y afiliarse a Podemos. No solo lo reconoce, sino que también se muestra orgulloso de sus inquietudes políticas. La posición claramente contraria que Serrano tiene respecto a los antidisturbios de la Policía Municipal supuso que su nombramiento como director del Cuerpo provocara intranquilidad entre los agentes. Para llevar a cabo su eliminación argumenta que la Ley respectiva, de 1986, no permite su existencia; pero no tiene en cuenta que la carta de capitalidad de Madrid, de 2006, sí los ampara.

Pese a su rechazo a las UCS, Serrano tuvo que pedirles ayuda cuando fue atacado por radicales de izquierda. Fue en diciembre de 2013, cuando le tocó a él la guardia como oficial durante un 'Rodea el Congreso', cuando un grupo de radicales arrinconó su coche patrulla y comenzó a arrojarle piedras y palos. Asustado, intentó hacerles entrar en razón: "¡Chicos, parad, compañeros, que yo soy de los vuestros!". Los ultraizquierdistas no cesaron su ataque y el oficial de Medio Ambiente tuvo que esconderse en una iglesia cercana y recurrir, precisamente, a los antidisturbios.