viernes, 5 de febrero de 2016

Carmena mandará al paro a 120.000 madrileños si mantiene el veto a la Operación Chamartín

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, lleva poniendo trabas a la Operación Chamartín, que ha sido rebautizada como proyecto Castellana Norte, desde que accedió al cargo. Si no se comienzan las obras antes de que acabe 2016 se irá al traste la operación, que prevé la creación de 120.000 empleos y una inversión superior a los 6.000 millones de euros.

La empresa Distrito Castellana Norte, formada por BBVA y la constructora San José, contempla la creación de un centro de negocios, 17.000 viviendas, espacios verdes, equipamientos sociales, tres estaciones de Metro, dos de Cercanías y una vía para bicicletas de casi 13 kilómetros.




Sin embargo, el proyecto no sale adelante por la oposición del concejal de Urbanismo de Madrid, José Manuel Calvo. Aunque públicamente insiste en que se están produciendo avances en las reuniones mantenidas con el consorcio empresarial, la realidad es que ha paralizado el comienzo de las obras.

Así lo apuntan fuentes cercanas a las negociaciones que recuerdan que es fundamental iniciar los trabajos antes del 31 de diciembre de 2016,ya que es el plazo máximo estipulado por contrato. Más allá de esa fecha el proyecto será papel mojado.

En su programa electoral, Ahora Madrid, la marca blanca de Podemos que ha aupado a Manuela Carmena a la alcaldía gracias al apoyo del PSOE, planteaba una “revisión integral del planeamiento urbanístico” de la ciudad.

“Paralizar” y “auditar” todos los acuerdos firmados

En este sentido prometía “paralizar” y “auditar” los acuerdos firmados en un proceso “participativo abierto a distintas organizaciones”, para el “desarrollo de la zona norte del Paseo de la Castellana y todas las zonas aledañas afectadas por el proyecto”.

Esto supone en la práctica tirar por tierra el trabajo realizado hasta la fecha y el acuerdo alcanzado entre Castellana Norte, el Ministerio de Fomento, y la anterior alcaldesa, Ana Botella. “Si no se desbloquea el proyecto ocurrirá como con el Edificio España, que las empresas decidan poner punto y final a la operación”, señalan las fuentes consultadas.

Una decena de asociaciones de vecinos que representan los residentes de los distritos de Chamartín y Fuencarral- El Pardo, han publicado un manifiesto en el que piden a Carmena que apruebe definitivamente el plan y no lo obstaculice. Los vecinos, que suponen el 80% de los residentes afectados por la operación, han solicitado reunirse con la alcaldesa para intentar que entre en razón.

Las asociaciones no comprenden las razones por las que Carmena quiere “anular el plan de infraestructuras contempladas en el proyecto inicial”, que recibió las autorizaciones correspondientes en febrero de 2015, “sin haber esgrimido ningún argumento justificable”.

“La operación no tendrá coste para los madrileños”

Los vecinos recuerdan que las infraestructuras que se incluyen en el proyecto son “fundamentales para la revitalización” de los barrios de Begoña, Chamartín, Fuencarral y Las Tablas”, así como para “la mejora de la calidad de vida de sus vecinos”. A este respecto indican que “la operación no tendrá coste para los madrileños”, ya que será sufragada por la iniciativa privada.

Existen 48 informes técnicos aprobados por las tres administraciones públicas que intervienen (la central, la autonómica y la local) que confirman la viabilidad del proyecto, que ha recibido también las alegaciones ciudadanas correspondientes. Por eso los vecinos piden a la alcaldesa que “no obstaculice ni ponga trabas” al desarrollo de estas infraestructuras.