viernes, 18 de marzo de 2016

Carmena priva a los madrileños de 2.400 millones en infraestructuras al bloquear la Operación Chamartín



El desarrollo de la nueva Operación Chamartín, rebautizada como Distrito Castellana Norte, supondrá una inversión total de 6.000 millones de euros, de los que 2.444 millones corresponderían a urbanización, infraestructuras y equipamientos públicos. La oposición de Manuela Carmena al inicio de las obras podría echar por tierra una inversión de la que se beneficiarían todos los madrileños y, en especial, los vecinos de un barrio muy deteriorado. Unos vecinos que ya han anunciado movilizaciones contra el Ayuntamiento.

La inversión en infraestructuras y equipamientos públicos, que será íntegramente financiada de forma privada, incluye 138 millones de euros para la modificación de la línea 10 de Metro Madrid, con tres nuevas estaciones a lo largo de la prolongación de la Castellana, además de la renovación de la estación de Chamartín y la creación de dos nuevas estaciones de Cercanías.


La renovación ferroviaria no se queda ahí, sino que también se contempla una aportación de más de 250 millones de euros para soterrar las vías, que actúan como barrera urbanística, y prolongar así el Paseo de la Castellana en 3,7 km. De este modo, se convertiría en una de las cinco mayores avenidas de Europa y serviría como eje de conexión entre los barrios del entorno, actualmente incomunicados.

Castellana Norte aporta también soluciones para dos de los puntos más problemáticos en cuanto a tráfico en la capital. En primer lugar, se asignan 146 millones de euros para la remodelación del Nudo Norte, por el que pasan más de 275.000 vehículos al día. En segundo orden, el Nudo de Fuencarral tiene una asignación total de 68 millones de euros. El Canal Isabel II también recibirá una aportación de 81 millones de euros.

En el proyecto se destinan 566.000 metros cuadrados a espacios verdes, superficie equivalente a 56 estadios de futbol, y una vía ciclista de casi 13 kilómetros, además de varios bulevares peatonales. También se proyecta la incorporación de un nuevo parque y la ampliación de los actuales.Además de esta inversión de 1.341 millones de euros en infraestructuras y urbanización, se incluyen otros 1.103 millones de euros para equipamientos públicos. Distrito Castellana Norte construirá 20 centros educativos, tres centros de salud, ocho centros sociales y residencias, siete centros culturales y bibliotecas, ocho centros deportivos, entre otros. Todo ello cercano a los barrios limítrofes y sin coste público alguno.

El Norte de Madrid es a día de hoy un páramo de infraestructuras degradadas, eriales utilizados como descontrolados vertederos y baldíos ferroviarios que hacen la zona poco atractiva y, además, ruidosa para los vecinos. La Operación Chamartín ayuda a situar Madrid en el contexto de grandes capitales mundiales com Londres, Sidney, Chicago o Boston.


El diseño de la operación contó con una participación ciudadana sin precedentes. El Ayuntamiento recibió más de 2.200 delegaciones y la mayor parte de las solicitudes presentadas por la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) han sido incorporadas. El entonces máximo responsable de dicha asociación, Ignacio Murgui, es ahora el concejal encargado de repartir el dinero público de los madrileños entre las distintas asociaciones y, junto al concejal de distrito Guillermo Zapata, es quien está dinamitando el proyecto.