miércoles, 2 de marzo de 2016

"Presa política"



Ayer un día triste, ayer España volvió a demostrar un síntoma más del profundo cáncer que padece.

 se ha puesto en libertad a un hombre que en cualquier sociedad sana seguiría preso, ayer se ha puesto en libertad a un etarra, ayer se ha puesto en libertad a Otegui y ayer España perdió la poca libertad que le quedaba.

Ayer muchos se felicitaban porque este etarra esté en libertad con argumentos tan vomitivos como el de que es, era, perdón el uso de la razón me juega malas pasadas; "un preso político", mientras niegan ese calificativo a los que de verdad se lo merecen como Leopoldo López. Pero para estos amorales traidores no tengo nada que decir puesto que no estoy dispuesto a rebajarme tanto y al fin y al cabo son proetarras aunque se disfracen de otra cosa.


Pero para los que ayer es un día triste y se llevan a las manos a la cabeza preguntándose cómo es posible que esto suceda tengo algo que decirles, y no les va a gustar.

Esto ha sucedido por vuestra culpa, sí, por la vuestra, ¿u os tengo que recordar que Otegui no es más que el etarra número 216 liberado por el traidor gobierno de Mariano Rajoy?

Todos esos que ponéis ayer un "estado" en Facebook o un "Tweet" con vuestra repulsa a la liberación de Otegui pero seguís defendiendo las políticas del PP, me dais vergüenza, por no decir algo menos perdonable como "asco", pues vuestra repulsa y lamentos valen menos que el "Dragma" griego.

¿Por qué? Porque habéis legitimado todos y cada uno de los 216 excarcelamientos etarras que ha cometido este gobierno con vuestro reiterado voto al PP. Habéis dejado que la apatía y el miedo os invada y llene vuestro ser de un cáncer que es difícil de curar, ese cáncer que padece España que se desangra perdiendo principios y valores a cada minuto que pasa. Habéis puesto vuestra fe en un presidente que ha traicionado todo lo que podía y más en lugar de alimentar la fe como se debe, protegiendo y siendo consecuente con los valores y principios morales que se os presupone (yo ya no lo hago, Dios me libre). Habéis hecho que vuestra moral se convierta en "presa política" de unas siglas en lugar de en unos Principios. Habéis renunciado a vuestra dignidad por vuestra comodidad de salón. Habéis abandonado a las víctimas del terrorismo por vuestro miedo y cobardía. Lo que habéis hecho es traicionar a España, y puede que Dios os perdone, pero no yo.

Los que nos somos "presos políticos" de un partido defenderemos a capa y espada los Valores y Principios morales que deben regir en España. Estaremos al lado de todas las víctimas que vosotros habéis abandonado por la compañía de una televisión más grande. Estaremos al lado de todas la víctimas que habéis traicionado, las del terrorismo, las del aborto, los cristianos perseguidos, las del nacionalismo, las del “buenismo europeísta”, las de lo "políticamente correcto", las de los "lobbies" sexuales, en definitiva, las de los enemigos de España.

Yo estaré a su lado, y por supuesto que ayer estoy triste, pero la tristeza no me paraliza, ni a ninguno de nosotros que estamos dispuestos a dar la batalla contra todos aquellos que ataquen a España con todo lo que significa. Yo solo miro de frente porque sé que a mi lado y detrás de mí están los que tienen Valor, lo que tienen tristeza pero eso les empuja a luchar más y más por una España mejor, los que no se rinden a pesar de que todo esté en su contra. Yo solo miro de frente y veo a los enemigos de España y os veo a vosotros, veo vuestra tristeza, vuestra apatía e inmovilismo y solo tengo una cosa que deciros, u os ponéis a nuestro lado u os apartáis, porque nosotros solo conocemos una dirección, de frente, donde nos impulsan nuestros Principios, de frente, donde nos espera un futuro mejor. De frente.

Somos pocos, pero somos conscientes. Somos pocos, pero somos valientes. Somos pocos, pero tenemos Principios. Somos pocos pero... ¡somos españoles!, y esto Otegui, que no se te olvide.