viernes, 29 de abril de 2016

Una concejal de Podemos admite que contrató 'a dedo' a sus amigos


Después de conocerse varios contratos a dedo (por más de 15.000 euros) de la concejal de Acción Social del Ayuntamiento de Alicante, Nerea Belmonte (única representante de Podemos, que se presentó junto a IU bajo las siglas de Guanyar), a dos compañeros de partido, la edil compareció ayer para admitir todas las informaciones, publicadas por este periódico. Sin embargo, lo rebajó a la categoría de "error estético" y "de novata".

El alcalde socialista Gabriel Echávarri había instado por la mañana a Belmonte a dimitir usando el mismo argumento que la formación de Pablo Iglesias ha utilizado en casos relacionados con otros partidos políticos: "Los errores se pagan con dimisiones". La concejal no lo hizo, así que la última palabra la tendrá la Asamblea de Guanyar, que ayer celebró una primera reunión en la que decidió aplazar su decisión sobre la continuidad de Belmonte hasta el próximo miércoles.


En ella, el portavoz de la coalición, Miguel Ángel Pavón, le instó a elegir "la salida más digna", aunque sin citar de forma expresa la dimisión. Frente a ello, la concejal pidió a la asamblea que no se votase la petición de dimisión hasta que la Comisión de Garantías de su partido, Podemos, se pronuncie mañana miércoles. Y lo consiguió. Finalmente, la votación quedó anoche pospuesta pese a que hubo muchas intervenciones exigiendo que dimitiese.

Pavón, que no ha querido calificar las adjudicaciones de Belmonte de nepotismo, pero sí ha entendido que es "un hecho" que se ha dado y que "se podría haber evitado de alguna manera".

Después de una semana de vacaciones en Andorra, la edil de Podemos reconoció ante el Gobierno municipal y los medios de comunicación que fue ella quien propuso contratar a la empresa TechData para llevar un contrato de comunicación en su departamento. Una sociedad que se había creado apenas unas semanas después de que ella accediera al acta municipal (en agosto de 2015) y que fue constituida por dos compañeros de la edil, Francisco Olivares y Manuel Tejeda.

"Ahora mismo no me acuerdo, pero vamos, o sería yo o serían mis asesores. Pero la responsabilidad vuelvo a decir que es mía", aseguró Belmonte. A la pregunta de si sabía quiénes eran cuando les dio el primer contrato de comunicación, respondió afirmativamente: "Sabía que eran compañeros de Podemos".

En esta primera adjudicación (en septiembre de 2015), según manifestó Belmonte, se invitó a otra empresa "que era 100 euros más barata", pero se optó por TechData "siguiendo las recomendaciones técnicas". La opinión de estos técnicos no está recogida en ningún informe, sino que se hizo de manera "verbal".


Belmonte afirmó que todo se hizo "conforme a la legalidad» y redujo la crisis a "una cuestión estética" y "de novata". Sí que hizo autocrítica en dos cuestiones. La primera es un comunicado colgado en la web de Guanyar sin consentimiento del partido, en el que aseguraba que las informaciones aparecidas estaban orquestadas desde el PSOE. Aseguró que había sido "un error", aunque criticó que los socialistas hubiesen exigido su dimisión sin escucharla. La segunda fue dar a entender que la responsabilidad de los contratos recaía sobre los técnicos, cuando ella es "la responsable última de lo que pasa" en la Concejalía.