viernes, 1 de julio de 2016

Clases particulares con dinero público por no quitarse el velo islámico



La polémica sobre el uso del velo islámico en los colegios ha llegado al País Vasco, cuyo sistema educativo no dispone de un protocolo de actuación generalizado para todos los centros. Es decir, cada escuela tiene la potestad de prohibir que las alumnas musulmanas accedan a clase con esta prenda que promociona "el encierro en el cuerpo de las mujeres" -así se refiere la ministra responsable de los derechos de las mujeres en Francia, Laurence Rossignol, a la vestimenta islámica-.

Este dilema en la educación vasca se había resuelto hasta ahora en el seno de las escuelas, sin necesidad de que interviniera la inspección educativa. El clima de acuerdo se ha roto en un centro público de Vitoria, en el que los padres de una niña que cursa cuarto de Primaria (9-10 años) se niegan a aceptar la normativa y no permiten que su hija se quite el velo para entrar en el aula. En el caso de la indumentaria, las limitaciones de acceso a los centro están vinculadas a la seguridad de los alumnos y por ello el reglamento de este impide que sus alumnos asistan a clase con la cabeza cubierta con cualquier tipo de prenda. La dirección del colegio se remite a esta normativa interna para pedir a esta familiaque su hija se quite el velo en clase.


La negativa de la familia a cumplir el reglamento interno del colegio ha motivado la intervención de la inspección educativa, que lejos de ofrecer como alternativa el traslado de la joven a uno de los centros educativos en los que no hay limitación alguna sobre el hiyab, ha adoptado una medida transitoria que consiste en que esta no puede entrar en el aula con velo, pero sí a las estancias de la dirección. Allí se desplazan los profesores a impartirle las materias que sus compañeros reciben en clase.

El Departamento vasco de Educación ha indicado que esta es la primera vez que la inspección educativa se ha visto obligada a intervenir en un conflicto de estas características y se ha remitido a lo que recoja el reglamento interno de cada centro. La Asociación de Padres y Madres (AMPA) de este centro "respalda al cien por cien la postura de la dirección" que pide que se cumpla el reglamento. Por su parte, la portavoz de Mujeres Libres por la Igualdad de Derechos, Kalsoom Safí, considera que "no es razonable" que unos centros lo permitan y otros no y ha señalado que "hay niñas que van a clase con velo sin problemas". Por su parte, el sindicato mayoritario entre los docentes, Steilas también ha planteado que "mientras los adultos deciden la niña no debe ser la víctima", por lo que debería seguir escolarizada "en las mismas condiciones que sus compañeros".

Cabe recordar que Ofsted, el supervisor de los colegios en Reino Unido, propuso el pasado mes de enero que las escuelas tengan libertad a la hora de prohibir a las chicas musulmanas el uso del velo en las clases, tras darse casos de problemas de comunicación. Así, y en unas declaraciones a la BBC, el responsable de Ofsted, Michael Wilshaw, dijo que apoya a escuelas que decidan prohibir el velo después de que algunos inspectores observasen esos problemas de comunicación entre los maestros y los alumnos.