lunes, 20 de junio de 2016

Puigdemont da un año al Estado para pactar antes de declarar la independencia


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha explicado que en un año convocará nuevas elecciones con carácter constituyente para celebrar un referéndum y declarar de forma efectiva la independencia.

"Esta es la hoja de ruta que han trazado con sus votos millones de catalanes", ha advertido. La senda, que contemplaba un plazo de 18 meses desde la fecha en la que se hizo cargo de la Generalitat, tiene ya un recorrido de casi seis meses. Elpresident ha apuntado que no le gusta hablar de "última oportunidad" aunque ha admitido que "la paciencia no es infinita". "No esperaremos cruzados de brazos eternamente a que en España haya nuevas mayorías", ha puntualizado.


Según su teoría los puntos en los que debería moverse una negociación con el Estado incluirían la fecha de la pregunta del referéndum de independencia, el texto de la misma, el quórum necesario e incluso el plazo en el que no podría volverse a consultar a los catalanes. "Pactar", ha dicho, "no es señal de debilidad ni un acto de cobardía. Pactar engrandece".

Puigdemont, en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, ha señalado su convencimiento de que el Estado "no está preocupado" por el proceso de independencia catalán. Y pese a ello ha insistido en que el 27 de septiembre de 2015, fecha de las últimas elecciones catalanas, "dos millones de españoles pidieron darse de baja, cancelar su suscripción" a España, lo que implica "un 8% del total de votantes que hay en España".

Mi propósito, ha recalcado, es reclamar la atención sobre un asunto de la máxima trascendencia, para encontrar la mejor solución para todos". Esto en su opinión es "hacer, política" porque la sociedad catalana "está convencida de que el Estado español es un mal Estado".

Puigdemont ha asegurado que "la solución llegará de todas formas" y para ello lo mejor es que el Estado entienda que "hay que dialogar", ha dicho antes de asegurar que es imprescindible hacerlo con respeto.

"Propongo", ha insistido, "que no pase de este año para que nos reconozcamos más y el independentismo sea reconocido como un actor político que no va a desaparecer". "Hay que dialogar con coraje, con ganas de llegar a acuerdos y con el compromiso de implementarlos". Según Puigdemont esta sería la vía que "más conviene a las dos partes" porque, una vez que se llegue "a la solución que quiere Cataluña habrá que seguir cooperando".

El presidente de la Generalitat ha insistido en que la mayoría de los catalanes "no quiere desentenderse de España pero tampoco quiere entenderse de esta manera. Hay que reentenderse y debe ser de igual a igual", ha matizado.

La reforma de la Constitución no es la fórmula apropiada. Es "sólo un enunciado", "un mensaje de Twitter", ha afirmado. Él cree que un pacto constitucional requiere de un gran coraje político como el que se puso en marcha para articular la Constitución de 1978.

"Ahora estamos muy lejos de aquel espíritu", ha recalcado antes de reprochar a los políticos españoles que ni siquiera hayan tenido el coraje para evitar la repetición de las elecciones.