lunes, 12 de septiembre de 2016

Ada Colau permitirá el uso del burkini en las playas de Barcelona al considerarlo un símbolo de libertad



El Ayuntamiento de Barcelona, en manos de la podemita Ada Colau, permitirá en las playas de la ciudad el uso del burkini, un traje de baño que sólo deja al descubierto la cara, las manos y los pies, según cuenta el grupo Intereconomía El primer teniente de alcalde, el argentino Gerardo Pisarello, ha dicho que la “principal preocupación” del Consistorio es “que las mujeres vistan y puedan bañarse como quieran, es su libertad”.
Además, ha afirmado que en la Ciudad Condal no ha habido quejas sobre el burkini y que se trata de un problema “inexistente”.
El primer teniente de alcalde de Barcelona ha indicado que en la capital catalana “no tenemos el problema ni el debate” sobre el burkini que sacude a Europa, y especialmente a Francia, desde que Cannes y Sisco decidieron prohibir esta prenda para acceder a las playas.

“No hemos recibido ningún tipo de demanda ni queja respecto al uso del burkini en las playas de la ciudad. Se trata de un debate que hemos importado de Francia, donde tengo la impresión de que se está confundiendo la igualdad con la uniformidad y la homogeneidad”, ha añadido.
El teniente de alcalde ha señalado que “la principal preocupación que debemos tener es que las mujeres vistan y puedan bañarse como quieran, ejerciendo plenamente su libertad y sin presencia de presiones culturales de cualquier tipo, y no crear problemas allá donde no lo tenemos”.
Por su parte, la consejera del PPC de Ciutat Vella (Gerona), Elisabeth Jiménez, ha asegurado que “detrás del burkini se esconde una forma de vida que esclaviza a las mujeres”. “Las mujeres que van en burkini en la playa no tienen la libertad de ir con un bikini o un traje de baño”, ha añadido. También ha señalado que esta prenda provoca problemas de higiene o seguridad.
Sobre el hecho de que algunos parques acuáticos de Cataluña hayan prohibido el uso de esta prenda, Gerardo Pisarello también ha manifestado su comprensión al entender que “la prohibición obedece a motivos de seguridad”, y que se plantea de la misma manera que se prohibiría el acceso “a una persona que lleva una camiseta muy ancha”.
En el parque acuático de Aquabrava de Roses (Gerona) se puede utilizar el burkini en la piscina de olas pero no en los toboganes, donde está prohibido usar cualquier indumentaria que no sea un vestido de baño debido al peligro que supone que la ropa pueda engancharse y dificultar el descenso.
El parque ha explicado que la prohibición está vigente desde hace unos cinco años y que, para evitar malentendidos entre las mujeres que usan burkini, han optado por colocar un cartel explicativo en los accesos en el que se informa de que no se puede ir con burkini ni con ningún tipo de ropa en los toboganes.

Un portavoz de los otros dos parques acuáticos de Gerona -el Water World de Lloret de Mar y el Aquadiver de Platja d’Aro- ha explicado que nunca han prohibido el acceso a mujeres que utilizan el burkini, que pueden bañarse con esta prensa en las piscinas, pero que no pueden lanzarse por los toboganes por una cuestión de seguridad, “igual que no puede hacerlo nadie con camisetas o con cualquier otra prenda que no sea un bañador”.