jueves, 13 de octubre de 2016

Austria reconoce 171 violadores y 15 terroristas entre sus refugiados


El Gobierno austriaco, formado por una coalición de conservaores y socialdemócratas, ya no sabe que hacer para parar el ascenso del Partido de la Libertad (FPO), que según todas las encuestas ganará la repetición de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y ganaría unas elecciones legislativas casi con mayoría absoluta. Por eso, a la hora de interpretar los datos sobre la delincuencia generada por los refugiados, minimiza su incidencia hasta el punto de no reconocer un problema que la sociedad sí ve.

Un diputado del FPO preguntó en el Parlamento austriaco sobre los crímenes cometido por los inmigrantes en materia sexual. La respuesta no deja de ser asombrosa: 171 de los solicitantes de asilo habían cometido delitos sexuales (66 violaciones y 105 acosos), y 15 de ellos habían sido detenidos por pertenecer a células terroristas (13 por terrorismo y 2 por captación). A pesar de lo preocupante de estos datos, desde el Gobierno austriaco se asegura que es poca incidencia.



Austria ha acogido 90.000 inmigrantes en la primera mitad del año 2016. De ellos 4.819 han sido detenidos por cometer algún tipo de delito (2.338 delitos menores y 2.481 delitos graves). Una situación que para la coalición gobernante entre conservadores y socialdemócratas no supone un problema de orden público. Sin embargo, para el FPO, partido que se consolida como primera fuerza política en Austria, es una situación muy preocupante.

Por nacionalidades, la procedencia de los delincuentes también habla por si misma al provenir la mayoría de ellos del mundo islámico. De ellos, casi la mitad -2.318 – viene de Afganistán, otros 1.631 serían argelinos. A continuación se encuentran los procedentes de Marruecos, Siria e Irak.

Si estos datos se extrapolan a los dos millones de inmigrantes que en la actual crisis de los refugiados han entrado en Europa desde principios de 2015, los números son muy significativos. De cumplirse los porcentajes de Austria, estaríamos hablando de casi 4.000 delincuentes sexuales y 400 terroristas. Solamente es cuestión de aplicar los porcentajes. Es más si, como en Austria, el 5% cometiese algún delito, estaríamos hablando de 100.000 delincuentes que han entrado en Europa auspiciados por el buenismo de sus gobiernos