jueves, 23 de febrero de 2017

El 41% de los españoles votaría a un partido que controlara la inmigración


Españoles, partido, inmigración, inmigrantes, vox, PP, españaEl auge de la derecha alternativa en Europa está vinculado a tres elementos: los económicos -paro, disminución del Estado de bienestar-, los políticos -desprestigio de la clase política, corrupción- y la inmigración. Así lo recoge una reciente investigación realizada por el Real Instituto Elcano como parte de un proyecto coordinado por el think tank británico Demos que incluye también a Alemania, Francia, Polonia, Reino Unido y Suecia.

En España -donde también están presentes los tres factores citados- se observa preocupación en relación a la inmigración: un 74% de los españoles considera que el número de inmigrantes en el país es demasiado alto y un 41% declara que votaría a un partido que defendiera medidas para controlar la inmigración. Los votantes de PP y de Ciudadanos son los que más simpatizan con estos posicionamientos-.


Asimismo, el 77% considera que los trabajadores españoles deberían tener prioridad en el mercado laboral, lo que sugiere que los temores hacia la inmigración tienen relación -entre otras cosas- con el alto nivel de desempleo. Son los ciudadanos más activos en el mercado laboral -entre 35 y 44 años- los que se muestran más descontentos con los niveles de población inmigrante en España.

El Frente Nacional en Francia, AfD en Alemania, Ley y Justicia en Polonia, Unión Cívica Húngara en Hungría, Partido de la Libertad en Holanda… ¿Y en España, quién defiende la identidad de los pueblos frente a la globalización, la islamización u organizaciones supranacionales como la Unión Europea? Nuestro país es, recoge el documento, el único país de Europa donde actualmente no existe una derecha digna de ese nombre con representación en el Parlamento.

Vox, ¿la derecha alternativa española?

No obstante, la autora del informe, Carmen González Enríquez, asegura que Vox ha sido “el primer intento de crear un partido populista moderno” con el objetivo de atraer a los votantes descontentos del PP.

Cabe recordar que el pasado 21 de enero, los líderes de la derecha alternativa participaron en la cumbre Libertad para Europa celebrada en la ciudad alemana de Coblenza. Entre los asistentes se encontraba, además de Marine Le Pen, Frauke Petry o Geert Wilders -entre otros-, Santiago Abascal. Sí, Vox, único partido sin representación parlamentaria invitado expresamente por el Grupo Europa de las Naciones y la Libertad del Parlamento Europeo. ¿Por qué Vox y no otro? Porque Vox está en la derecha, reivindica la identidad histórica española, quiere preservar la soberanía nacional y es un partido democrático.

Los afiliados del partido presidido por Santiago Abascal piden asimilarse a la derecha europea. Los simpatizantes de Vox han pedido que su líder ‎ponga el énfasis de su plataforma política en la recuperación de la soberanía, en lo político, lo económico y lo militar. También en detener radicalmente el flujo migratorio y reestablecer la primacía de la cultura y los valores europeos. Abogan por un discurso centrado en el objetivo de regenerar España y defender su unidad, libertad e identidad.  


El ascenso de la derecha identitaria en Europa ha demostrado que los ciudadanos del Viejo Continente, al igual que los afiliados de Vox, apuestan por llamar a las cosas por su nombre. Esto es lo que hizo durante la pasada campaña electoral Santiago Abascal, decidido a desmontar las críticas de quienes acusan al partido de ser "facha", "islamófobo" o "euroescéptico". "Se trata de sensatez, verdad, patriotismo, libertad y soberanía", advirtió.