martes, 28 de febrero de 2017

La extrema izquierda pide 'guillotina' para los miembros de la Familia Real


Familia real, Guillotina, izquierda, extrema izquierda, odio, republica
La extrema izquierda y el separatismo han utilizado la sentencia del caso Nóos, que absuelve a la infanta Cristina y condena a Iñaki Urdangarin a seis años y tres meses de cárcel, para reclamar a través de las redes sociales la tercera República o la "República Catalana", y cargar contra la Monarquía, una institución valorada positivamente por más del 60% de los españoles, y pedir "guillotina" para los miembros de la Familia Real.

Cabe recordar que las peticiones de "guillotina" para los miembros de la Familia Real no son nuevas en la extrema izquierda. La actual diputada de Podemos, Tania Sánchez Melero, famosa por decir en un tono cortante aquello de "no voy a entrar en Podemos, punto", ya apostó por la guillotina para la Monarquía. "Una familia real de gatillo fácil y huesos débiles sólo tiene una salida #guillotina #aporlatercera", aseguró en un tuit enviado el 14 de abril de 2012.


Entre los dirigentes políticos que han cargado contra la institución monárquica, el más vehemente ha sido el líder de IU, Alberto Garzón, que en una serie de tuits ha cargado contra los "borbones" asegurando que "siempre libran sus delitos", y ha manifestado que en una hipotética consulta sobre república o monarquía, "también votarán pensando en la Infanta".

Además, el diputado de ERC, Gabriel Rufián, ha tuiteado "Noos sobran los motivos. República Catalana" y ha pedido a sus seguidores que se "acuerden" del artículo 14 de la Constitución -el que hace referencia a la igualdad de todos los españoles ante la ley- al ver la sentencia.

El compañero de partido de Rufián, Joan Tardá, ha arremetido también contra la Monarquía y ha asegurado que debería dar más ejemplo al ser una institución "patrocinada por el dictador Franco". En declaraciones a los medios, ha calificado de "'low cost'" la democracia española porque, según él, "nació con una institución monárquica que tenía garantizada su impunidad". La democracia "no nos sirve -ha insistido- si no es capaz de rendir cuentas a todas y cada una de sus instituciones".