viernes, 17 de marzo de 2017

La regulación civil británica discrimina a las parejas heterosexuales


Hetero, matrimonio, parejas, UKEl Tribunal de Apelaciones británico ha rechazado el recurso de una pareja heterosexual de Londres que quería formalizar su relación en una unión civil, a la que en el Reino Unido solo tienen acceso los homosexuales.

El Tribunal de Apelaciones británico ha rechazado este martes el recurso de una pareja heterosexual de Londres que quería formalizar su relación en una unión civil, a la que en el Reino Unido solo tienen acceso los homosexuales en lugar del matrimonio.

La corte ha reconocido que el Gobierno puede estar violando los derechos de Rebbeca Steinfeld, de 35 años, y Charles Keidan, de 40, al desautorizar las uniones civiles entre personas de sexo opuesto, y ha señalado que necesita “más tiempo” para evaluar la situación y determinar si existe una verdadera necesidad social.


Los jueces han advertido al Ejecutivo de la primera ministra Theresa May que debe resolver “cuanto antes” la actual situación de diferenciación entre las parejas, puesto que es “potencialmente discriminatoria”.

Durante el juicio, los abogados del Ministerio de Educación argumentaron que el Gobierno está a la espera de ver qué impacto tiene sobre las uniones civiles de personas del mismo sexo, autorizadas en el país en 2004. En función de ese impacto, decidirá si mantiene la figura legal de las uniones, si la amplía o si la elimina.

Steinfeld y Keidan, que llevan siete años juntos y tienen una hija de veinte meses, han explicado que no quieren casarse porque se oponen a la institución del matrimonio por razones ideológicas, y desean en cambio formalizar su relación en una unión civil legalmente regulada.

Ambos han adelantado que piensan recurrir la decisión de este martes ante el Tribunal Supremo, pues consideran que la corte de Apelaciones les ha dado la razón en puntos legales clave. “El dictamen ha demostrado que el Gobierno debe actuar muy rápido para poner fin a esta situación injusta”, declaró Steinfeld al término de la vista. “Los tres jueces coincidieron en que estamos siendo tratados de forma diferente por nuestra orientación sexual y en que eso tiene un impacto en nuestra vida personal y familiar”, afirmó.

Keidan aseguró que “el Gobierno debe reconocer las ventajas de abrir las uniones civiles a las parejas mixtas”, una medida -añadió- “justa, popular, buena para las familias y los niños y que hace falta desde hace tiempo”.

En su dictamen, los jueces de la Corte de Apelaciones han admitido que la posición del Gobierno de no ampliar el acceso a las uniones civiles puede violar el artículo 14 de la Convención europea de Derechos Humanos, relativa a la discriminación, junto con el artículo 8, referente a la vida privada y familiar.


Cabe destacar que las uniones civiles fueron introducidas para los homosexuales en partes del Reino Unido en 2004, y diez años después se legalizó el matrimonio entre las personas del mismo sexo. Estas uniones pueden llevarse a cabo en privado y garantizan los derechos de herencia y familiares, de los que carecen las parejas que cohabitan sin casarse.