martes, 7 de marzo de 2017

Un refugiado violó y mordió a una joven para transmitirle la hepatitis C


Refugiados, Hepatitis, Inmigración, IslamEl paquistaní, refugiado en Alemania, que cometió en julio de 2016 una violenta violación y que repetidamente mordió a su víctima para tratar de infectarla con hepatitis C, no puede ser deportado a su país porque Pakistán se niega a llevarlo.

Pese al delito, Alemania no puede deportarlo ya que su país de origen, Pakistán, se niega a aceptarlo.

El violador, identificado como Qaisar S., de 38 años, fue sentenciado la semana pasada a sólo 46 meses de prisión por la violación en julio de 2016 de una mujer rubia de 19 años en la ciudad de Zwickau, en Sajonia, informan medios alemanes e internacionales.


La joven alemana, identificada sólo como Sarah, estaba sola cuando una emigrante de 38 años de Pakistán entró en la galería donde trabajaba. Él procedió a empujarla en un armario y la violó brutalmente. Durante la violación, informó Mad World News, la mordió intencionalmente en la mejilla y los labios para poder exponerla a la hepatitis C.

Tras el crimen, se escapó, pero su imagen fue capturada en CCTV. “Toda la policía de Zwickau lo conoce”, informaron los medios alemanes, y al día siguiente fue arrestado. Hizo una confesión completa poco después.

Su víctima tuvo que someterse a pruebas durante seis meses antes de saber con certeza que no había sido infectada, pero aún estaba sufriendo efectos psicológicos del ataque, dijo al tribunal. Entre otras cosas, no había podido completar sus estudios de medicina.


El violador no puede ser deportado de regreso a Pakistán, porque ese país se niega a aceptarlo de nuevo en términos de una orden gubernamental anterior para no aceptar las deportaciones de países blancos.