lunes, 1 de mayo de 2017

Maduro deja morir a miles de bebés y madres en hospitales



venezuela, hospitales, bebés, maduro, comunismo, socialismoLa mortalidad infantil se dispara, mientras los venezolanos tienen menos acceso a vacunas que el resto de Latinoamérica. Estos son los frutos del Gobierno socialista de Nicolás Maduro.

La miseria de Venezuela campa ahora a sus anchas. Los venezolanos no solo tienen que lidiar con un inflación del 720%, sino que además tienen que ver impotentes las muertes de bebés y sus madres en hospitales. “Venezuela vive su peor crisis desde 1936”, afirma el investigador Marino González, partícipe en el desarrollo de la Encuesta Condiciones de Vida (Encovi) 2016, realizada por las universidades Central de Venezuela, Simón Bolívar y Católica Andrés Bello.

Para evitar mostrar la realidad del país, el Gobierno de Maduro ha dejado de publicar los datos de mortalidad infantil. Los últimos conocidos son de 2012. No obstante, este estudio muestra que la tasa “no ha dejado de empeorar en los últimos 10 años”. Sumida en el socialismo más rancio, Maduro permite que la mortalidad de las madres registre cifras altas y no vistas desde 1975, como si el país se hubiera estancado en una economía tercermundista.


“En los últimos 18 años, la mortalidad materna ha aumentado 40% en el país, eso significa que hoy una mujer embarazada que no tenga control prenatal -que es la mitad de la población en Venezuela- tiene un incremento en el riesgo de morir mucho mayor de lo que tenía a finales del siglo pasado”, han asegurado los autores de este demoledor informe recogido por Diario Las Américas.

Asimismo, es muy complicado conocer la realidad de la Sanidad venezolana, ya que el Gobierno se ha negado sistemáticamente a relevar las cifras oficiales. Como ejemplo, apuntan que la Memoria del Ministerio de Salud del 2016 aún no se ha hecho pública, pese a que es obligado hacerlo. Maduro se acogió a una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia para esquivar el control de la Asamblea Nacional, en manos de la oposición.

Según el ex ministro de Salud, José Félix Oletta, la tasa de mortandad infantil alcanza el 18,6 por cada mil nacimientos entre 2013 y 2016, una tasa muy parecida a la que registraba el socialista Hugo Chávez en 1999. Si los datos son correctos, en los hospitales venezolanos han muerto 10.500 bebés solo en 2016.

Las madres tampoco se libran de este dramático final. Registran una tasa de 130 muertes por cada 100.000 bebés nacidos vivos. Es decir, unas 750 mujeres muertas en 2016 por causas relacionadas con el embarazo o parto en 2016. “Son 59 años de retroceso en comparación con lo que veníamos desarrollando. En 1957 esa era la mortalidad que había”, denuncia Ortega en una entrevista concedida a El Nacional.


La malnutrición es otro de los males endémicos. Sin una correcta alimentación, hay más riesgo de enfermedades debido al débil sistema inmunológico, por lo que se incrementa la mortalidad infantil. Además, Venezuela no está preparada para un incremento de la desnutrición y enfermedades. “Venezuela tiene la cobertura de inmunizaciones más baja de América Latina”, afirma el investigador, que pone en el foco la epidemia de malaria de 2016, con 250.000 infectados, según informes privados.