viernes, 23 de junio de 2017

Prohíben la entrada de 'blancos' en un festival afrofeminista de París



Blancos, feminista, París, mujeres, hombres, negros, racismoNueva polémica racial en el corazón de Francia. El festival afrofeminista Nyansapo que se celebrará en París del próximo 28 al 30 de julio ha despertado la indignación de la ciudadanía y de colectivos como SOS Racismo después de que haya sido prohibida la entrada de franceses blancos en el recinto.

"En nuestras comunidades, y en una sociedad occidental capitalista y patriarcal, tenemos que luchar contra todas las formas de opresión relacionadas con nuestra situación por ser negros", advierte Mwasi, el colectivo organizador del encuentro, en su página tras insistir en que el principal objetivo del festival es "recuperar su identidad".



No obstante, a pesar de que la misión de la organización reside en "luchar contra la discriminación" la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha pedido este domingo la cancelación del evento por precisamente ser discriminatorio tras prohibir la entrada "a los blancos". ”Exijo la prohibición de este festival”, señaló tras recalcar que se reserva “también la posibilidad de demandar a los responsables de este festival por discriminación”.

Todas estas reivindicaciones fueron iniciadas el pasado viernes por el Frente Nacional tras la emisión de un comunicado del tesorero de la formación, Wallerand de Saint-Just, en el que pedía explicaciones a Hidalgo. "Un evento que destaca una concepción abiertamente racista y antirepublicana de la sociedad”, señalaba en un comunicado difundido en redes sociales.

Por su parte, desde la organización señalan que todas estas declaraciones se enmarcan en una campaña de desprestigio contra el festival fruto de la "desinformación de la extrema derecha" y de las supuestas noticias falsas de algunos medios de comunicación. "Estamos entristecidos por la manipulación", advierten desde Mwasi. No obstante, en el programa del Festival queda reflejado que el 80% del espacio del evento será accesible sólo para mujeres negras mientras que el resto del espacio estará abierto para hombres negros y mujeres 'racializadas'.

En su página web han defendido su derecho a tener "un espacio entre nosotros en el que podamos sentirnos en seguridad para dedicar su tiempo a su lucha en lugar de tener que responder a las preguntas que se plantean otros sobre la 'no mezcla'". Es más, desde la organización lamentan que se les señale con el dedo por ser comunitaristas y por querer luchar contra la opresión mientras que "nadie castiga el comunitarismo que permite a los blancos conservar su posición dominante en la sociedad".


La Jefatura de Policía también se ha posicionado con respecto a esta polémica y ha señalado que los agentes velarán por el respeto riguroso de la Ley y de los valores de la República. No obstante, el festival se celebrará en un lugar privado por lo que no deja margen a las autoridades para su anulación.