lunes, 14 de agosto de 2017

Suecia se rinde ante la sharia y le cede Estocolmo



Islam, ISIS, Suecia, Stop islam, religión, odioSólo es cuestión de tiempo. Según un informe del gobierno sueco, que recoge el diario Sharq al-Awsat, el número de áreas denominadas “zonas de alta peligrosidad” por la aplicación de la sharia en Estocolmo, ascendió a 62 en el primer semestre de 2017 respecto a las 55 censadas en diciembre de 2016.

Tal y como ha recogido Infobae, el jefe de la policía de Estocolmo, Lars Alversjo, ha declarado que “hay niveles de violencia como nunca se han visto en el país y hay varias zonas de Estocolmo que están quedando fuera de la esfera del Estado”.

También ha explicado que “el sistema jurídico, pilar en toda sociedad democrática, está colapsando en Suecia”. Asimismo, dicho informe muestra que el aumento no sólo incluye el número en cantidad, sino también el tamaño geográfico de dichas áreas.


Por su parte, el Servicio de Seguridad Sueco (Säkerhetspolisen) ha advertido que en el país se están infiltrando “cientos de islámicos que comparten la ideología del Estado Islámico, y en muchos lugares los funcionarios públicos solicitan escolta policial o protección para desplazarse a sus oficinas”.

Además, el servicio de seguridad ha denunciado que “unas 15.042 mujeres suecas han sufrido ataques sexuales durante el último año en zonas de la capital” donde la sharia es la única ley válida.

‘Es el final de la Suecia organizada’

Según recoge el citado diario, el experto en investigación sobre países desestabilizados y ganador en 2011 de la Orden de la Medalla de los Serafines de Suecia, Johan Patrick Engellau, ha escrito una carta a la  Comisión de Seguridad Migratoria de la Unión Europea para advertir sobre la gravedad de la situación.


“Me temo que es el final de la Suecia organizada, decente e igualitaria que hemos conocido hasta ahora. Personalmente, no me sorprendería si se produjera un conflicto en forma de guerra civil. En algunos lugares del país, la guerra civil probablemente ya ha comenzado, aunque la coalición de gobierno no parece haberse enterado”, ha defendido Engellau.