martes, 19 de septiembre de 2017

Guardias civiles se ofrecen voluntarios para servir a España en Cataluña


España, cataluña, guardia civil, La Unión de Guardias Civiles (UniónGC) exige que, si es necesario reforzar el personal en Cataluña ante la situación que vive la comunidad autónoma y la anunciada convocatoria de referéndum, se haga mediante agentes voluntarios y que estos sean retribuidos por ello. UniónGC reclama a la Dirección General de la Guardia Civil (DGGC) que revoque la orden por la que anula a unos 200 agentes destinados en Cataluña sus permisos de incorporación a nuevos puestos fuera de la comunidad.

La DGGC ha comunicado una “comisión de servicio no indemnizable” desde el 11 de septiembre a mediados de octubre al personal destinado en Cataluña, que la próxima semana debía incorporarse a sus nuevos destinos en otras regiones.
La asociación entiende los “motivos” que han llevado a esta decisión, pero en absoluto comparte que se haya notificado a los afectados con apenas unos días de margen. “La Dirección de la Guardia Civil olvida que estos compañeros tienen familias, hijos en edad escolar que comienzan el curso, alquileres… Una vez más, se conculcan nuestros derechos”, afirma el secretario general de UniónGC, Ramón Rodríguez Prendes.


“No podemos perjudicar a guardias civiles que tenían previsto marchar a otros destinos en fechas concretas, cuando hay compañeros, más que suficientes, dispuestos a prestar servicio en Cataluña”, señala. Eso sí, Rodríguez Prendes recuerda a la Dirección de la Guardia Civil que esa comisión de servicios debe ser retribuida, porque la “más que demostrada entrega” de los agentes en defensa del orden constitucional no supone que deben pisotearse los derechos laborales que, como cualquier trabajador de este país, deben tener.

UniónGC muestra su convicción de que, si se piden guardias civiles para reforzar el servicio en Cataluña hasta mediados de octubre, “van a sobrar” los voluntarios. “Se está jugando el ordenamiento constitucional y nosotros, a la par que defendemos ese orden, nos ponemos al servicio de España y buscamos cómo solucionar los problemas”, apunta Rodríguez Prendes.

Lo que los agentes no permitirán, advierten, es que se aproveche la situación en Cataluña para, una vez más, no respetar los derechos laborales de los guardias civiles. La conciliación de la vida familiar y laboral, el uso adecuado de las comisiones de servicios y el respeto a una retribución justa son demandas que la Unión de Guardias Civiles viene exigiendo desde hace años y seguirá reivindicando.