martes, 26 de septiembre de 2017

La Fiscalía de la Audiencia Nacional denuncia por sedición los disturbios de Barcelona


fiscalia, barcelona, disturbios, audiencia, nacional, cataluña, españaLa Fiscalía de la Audiencia Nacional ha denunciado un presunto delito de sedición en los disturbios que se produjeron en Barcelona los pasados 20 y 21 de septiembre, durante la operación policial Anubis, en relación a las concentraciones y manifestaciones llevadas a cabo "para impedir por la fuerza la actuación de las autoridades y sus agentes en el ejercicio de sus funciones en defensa del ordenamiento constitucional", según consta en la denuncia presentada por el Ministerio Fiscal.

"La finalidad inmediata de las personas que protagonizaron los actos estaba orientada a impedir que funcionarios de la Administración de Justicia y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pudieran desarrollar sus funciones en cumplimiento de la Ley y de las resoluciones dictadas por una autoridad en el seno de un procedimiento judicial", resalta el teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, firmante de la denuncia.


El fiscal deja claro que "la finalidad última de estas movilizaciones es conseguir la celebración del referéndum para conseguir la proclamación de una república catalana independiente de España", sin pasar por alto que los manifestantes son "conscientes" de que el referéndum se hace "al margen de las vías legales".

En este sentido, considera "necesario adoptar las medidas necesarias para investigar quienes son las personas que han inducido, sostenido o dirigido estas actuaciones" y requiere a la Guardia Civil un atestado de lo sucedido.


La denuncia presentada por la Fiscalía de la Audiencia hace un relato pormenorizado de los hechos, advirtiendo de que "una muchedumbre de personas se concentró ante los edificios registrados con la finalidad de impedir por la fuerza a los agentes de la autoridad el legítimo ejercicio de sus funciones y el cumplimiento de las resoluciones judiciales", señalando al presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y al presidente de la asociación Omnium Cultural, Jordi Cuixart, como intervinientes en los hechos denunciados.