lunes, 23 de octubre de 2017

Juncker, presidente de la CE: “He visto banderas españolas por todas las calles y es una visión hermosa”


CE, Presidente, Juncker, Banderas de españa
Las instituciones europeas salen en defensa de la ley, la unidad y el diálogo en los premios Princesa de AsturiasEl rey Felipe VI entrega al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, junto al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani , y el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, el Premio Princesa de Asturias 2017 de la Concordia otorgado a la Unión Europea.

Aunque sin ser citada directamente, la cuestión catalana planeó en los discursos de los tres presidentes de las instituciones europeas, galardonados  con el Premio Princesa de Asturias 2017 a la Concordia otorgado a la Unión Europea. Tanto el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, como el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, y del Europarlamento, Antonio Tajani, han salido en defensa del estado de derecho y la ley, que han considerado como valores fundamentales de la propia construcción europea.


El más contundente ha sido sin duda Tajani. El presidente del Parlamento Europeo ha defendido que “la concordia consiste en tender siempre la mano al entendimiento” y en “buscar el bien común”. Ha llamado al respeto del Estado de Derecho ante los “egoísmos nacionalistas” que “salen a flote” y aquellos que “gastan recursos y esfuerzos en separarnos”. “Mejor harían en trabajar para la concordia”, ha subrayado.

Para el político italiano, el respeto a las normas de convivencia no es una “opción”, sino una “obligación”, algo que debe ser recordado ante “algunos que siembran discordia ignorando las leyes”. “Cuando los tribunales dictan una sentencia, se aplica y punto”, ha sentenciado Tajani, que ha insistido en luchar contra aquellos que quieren levantar “nuevas fronteras entre europeos”.

Tajani también ha recordado que los europeos ya no discuten con armas sino “en torno a una mesa” de acuerdo a “unas reglas aprobadas entre todos”, es decir, “dentro del derecho”, y ha remarcado que “los tratados de la Unión Europea y la Constitución forman un solo cuerpo legal y democrático que todos tenemos el deber de respetar”.

Por su parte, Tusk también ha defendido el respeto a la ley aunque ha puesto el acento en evitar la violencia y apostar por el diálogo para resolver los conflictos políticos. El político polaco ha mostrado su orgullo por recibir uno de los Premios Princesa en los que también ha sido reconocida la obra de su compatriota Adam Zagajewski, del que ha recordado los tiempos en los que ambos participaron del movimiento Solidaridad contra el régimen comunista.

Ha recordado que, aunque les “golpearon, metieron en la cárcel y obligaron a exiliarse” nunca renunciaron a unos “principios muy básicos”, como que “la violencia no resuelve nada” y que “el diálogo es siempre mejor que el conflicto”. “La ley tiene que ser respetada por todos los que participan en la vida pública”, ha señalado Tusk al referirse a esos principios, a los que ha agregado: “la armonía es mejor que el caos”.

En la misma línea, Juncker también ha elaborado un discurso basado en el respeto a la ley y lleno de elogios hacia España. El presidente de la Comisión Europea ha afirmado que la fuerza de la UE y su “poder suave” se fundamenta “en la regla del Derecho”, lo que permite construir un espacio en el que sentirse protegido y que sus ciudadanos vivan juntos “en una convivencia armoniosa y respetando todas las diferencias”. “He visto banderas españolas por todas las calles y es una visión hermosa”, dijo.


“El lugar de España es y seguirá siendo estar en el corazón de Europa; sin España, Europa sería mucho más pobre”, ha apuntado Juncker tras reconocer su admiración por la labor europeísta iniciada por el rey Juan Carlos, padre del actual monarca. Con un “Viva España” y “Viva Europa” ha cerrado su intervención Juncker, en la que previamente había celebrado la “visión hermosa” de contemplar, en su segunda visita a Oviedo, las calles de la capital asturiana plagadas de banderas españolas.