martes, 12 de diciembre de 2017

Echan a una mujer de la que fue su casa durante 23 años para poder meter refugiados en ella



Refugiados, islam, isis, europa, alemaniaGabrielle Keller, una mujer alemana, ha sufrido una auténtica pesadilla al haber visto cómo el su Gobierno le ha dado la espalda para favorecer a los refugiados.

La mujer, que llevaba 23 años viviendo en una casa perteneciente al Estado pagando un alquiler que pactaba cada cinco años, recibió hace unos meses el aviso de que tenía que abandonar su casa para permitir que refugiados sin hogar pudieran usarla.

Los hechos han tenido lugar en la ciudad sureña de Eschbach, cerca de la frontera de Francia. El piso, que pertenece al Estado, será usado a partir de ahora para la acogida de cuatro refugiados, demostrándose que la prioridad para el Gobierno de Merkel son los refugiados antes que sus propios ciudadanos.

La mujer de 56 años, en declaraciones a SWR, habló: “Es un escándalo que hayan regalado mi casa a los refugiados. No le veo ningún sentido”.



Numerosas localidades de Alemania están sufriendo a la hora de encontrar viviendas para los refugiados y es por ello por lo que están recurriendo a viviendas que llevan décadas alquiladas a ciudadanos alemanes pero que pertenecen al Estado alemán, aunque no son viviendas sociales y a los alemanes, para poder alquilar esas viviendas, se les obliga a tener un buen contrato laboral.

Mario Schlafke, alcalde de Eschbach, ha defendido que le ofrecieron Keller encontrar una nueva vivienda: “No la hemos dejado en la calle. Le ofrecimos otra vivienda pero la denegó porque insistía que no quería irse de su casa”.