lunes, 12 de febrero de 2018

Una Senadora de Podemos envía a sus asistente a votar por ella


Podemos, suplantación, identidad, pp, mociónLa Mesa del Senado estudiará en su reunión del martes si expedienta a la senadora de Podemos que envió a su asistente a votar por ella en el Pleno porque no llegaba a tiempo. Virginia Felipe, que sufre atrofia muscular espinal, una enfermedad que le deja una movilidad muy reducida y le obliga a desplazarse en silla de ruedas, ordenó a su colaborador que ocupara su puesto en el hemiciclo y pulsara por ella el botón de votación, algo que viola la ley parlamentaria.

En ese momento, se celebraba un debate sin mayor trascendencia, una moción del PP sobre criptomonedas. La senadora, según fuentes de Podemos, se ausentó de la sesión para ir al cuarto de baño y no logró llegar a la votación. En su escaño se presentó uno de los dos asistentes de la parlamentaria que, pese a ser advertido por los ujieres de que no debía ocupar el lugar, se quedó agazapado y pulsó el botón de votación. El sistema del Senado así lo recogió, según adelantó Efe esa tarde.


La dirección del grupo de Podemos en el Senado escuchó las explicaciones de su compañera aunque no tomó ninguna decisión al respecto, según confirmaron a este diario desde el equipo del portavoz, Ramón Espinar, que fue informado de la infracción segundos después de la votación.

Fuentes parlamentarias indicaron que la senadora podría haber propiciado a un delito de suplantación de identidad. El artículo 79.3 de la Constitución señala que el voto del parlamentario es «personal e indelegable» y el artículo 20 del Reglamento del Senado recoge el derecho y el deber de sus señorías a votar, sin posibilidad de transferirlo a otros. Nadie que no sea senador puede permanecer en el hemiciclo en las votaciones tras el cierre de puertas. Se da la circunstancia de que el asiento de Virginia Felipe fue adaptado a su discapacidad severa.

En 2003 el Parlamento de Vitoria sancionó al presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, por votar en lugar de Jaime Mayor Oreja, que se perdió el debate decisivo de los Presupuestos.


La senadora por Toledo protagonizó el año pasado un fuerte desencuentro con su partido después de que se le negara, según su versión, una exención de los pagos a Podemos para costear la rampa de acceso a su vehículo adaptado. La formación de Pablo Iglesias le abrió un expediente, aunque se logró un arreglo con la parlamentaria para poner al día las deudas. Virginia Felipe recibió en 2016 el premio a la senadora del año concedido por la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).